Primer plano de Julián Contreras Junior con un micrófono

Julián Contreras se rompe al contar el maltrato sufrido por su madre, Carmina Ordóñez

El hermano menor de Francisco y Cayetano Rivera se ha sincerado en el plató de 'Sábado Deluxe'

Después de meses apartado del foco mediático, esta semana Julián Contreras volvía a convertirse en noticia. Y todo porque él, hermano menor de Francisco y Cayetano Rivera, reaccionó a los dos primeros capítulos de la serie documental de Rocío Carrasco.

Esa mujer acusó a su exmarido (Antonio David Flores) de haberla maltratado. Lo hizo con un testimonio que resultó realmente trágico y demoledor. Y sus palabras hicieron que Julián viera en ella el mismo sufrimiento que padeció su madre, Carmina Ordóñez.

Hace años, su progenitora acusó a su entonces pareja (Ernesto Neyra) de maltrato. Sin embargo, un juez no le dio la razón. Y de todo eso, el citado joven ayer se sinceró en una entrevista en 'Sábado Deluxe', donde no pudo reprimir las lágrimas.

Carmina Ordóñez no contó con el respaldo necesario

Evocar la situación vivida por su madre fue algo realmente doloroso y duro para Julián Contreras. Así, nada más comenzar la entrevista se emocionó. Y es que la presentadora (María Patiño) empezó esa diciendo «¡Qué injustos fuimos con ella!», aludiendo a que a Carmina se la atacó mediáticamente. Sí, tanto porque había quien no creía los malos tratos como porque se consideró que su manera de contarlos en un plató no fue la adecuada.

Ante esas palabras, el invitado, con los ojos entre lágrimas, manifestó «Si tú supieras la de tiempo que estuvimos esperando escuchar esa frase. Se genera una desesperación que es muy difícil de explicar. Es una mezcla entre frustración e incomprensión».

En ese punto, el joven recordó el momento en el que su madre le contó que el juez no le había dado la razón en la acusación a Ernesto Neyra. Así, expuso: «Mi madre se sentó en el suelo, se apoyó en el respaldo del sofá y me dijo: 'Te voy a contar una cosa, pero no sé cómo contártela porque yo de leyes no entiendo (…) El juez dice que a mí no me han podido maltratar por ser yo'».

A eso añadió: «Ella tenía escrito en un papel lo que el juez le había dicho y era que no respondía al perfil socioeconómico de una mujer maltratada. Yo recuerdo el estupor de ese momento».

Además, expuso que «yo, que fui testigo directo de dos episodios y conocedor de todos, ni siquiera testifiqué».

Julián Contreras recuerda las situaciones violentas

Una vez que el invitado hizo referencia a que la justicia no respaldó a su madre, entró de lleno en el primer episodio violento que él conoció. Así, recordó que «ese acabó con unas fotos siniestras que hay por ahí y a mí mi madre me dice que se había caído en la bañera (…) Me dice que me quede unos días en casa de Charo Vega, la tía, porque ella estaba mal».

Sobre ese episodio, el joven afirmó que, tiempo después, su progenitora le contó que Ernesto Neyra la agredió con una plancha.

No obstante, Julián Contreras explicó el día que presenció una agresión de aquel individuo a su madre. Un día en el que él se despertó oyendo ruidos, se levantó de la cama y se encontró a aquella con el camisón roto.

Ante esa imagen, explicó que «el sujeto se acercó y me dijo: 'Julián, va a hacer que la mate'. Entonces, mi madre, que tenía muchos cojones, le dijo: 'No le hables a mi hijo'. Fue entonces cuando él se abalanzó contra ella, agarrándola del cuello y empujándola. En ese momento, yo me lanzo contra él, lo llevo fuera de la habitación y le empujo por el pasillo».

Charo Vega también evoca el sufrimiento de Carmina Ordóñez

En ese punto, Vega, que entró al plató, recordó un momento muy duro en la situación de su amiga. Así, expuso que ella estaba organizando la inauguración de un local familiar cuando recibió una llamada de Carmina: «Me dice: 'Charo, ven, que me va a matar'. Me fui corriendo. Él no está, ella no tenía nada en la cara, pero entonces fue el día que le cambié la cerradura de su casa».

Es más, la invitada no dudó en manifestar también que «yo vi como el agresor de Carmina le pegó un tremendo puñetazo en el estómago que la dejó sin respiración».

Ante esa situación, Julián Contreras añadió: «La cerradura la cambia Charo porque mi madre, como todas las mujeres maltratadas, está anulada, no tiene capacidad de reacción».

Unas palabras esas las del joven a las que sumó otras para dejar algo muy claro: «Cuando vi a Rocío Carrasco contar su historia, vi a mi madre en ella. Una mujer buscando auxilio». Por eso, aprovechó su presencia en 'Sábado Deluxe' para hacer una importante petición: «A mi madre nadie la creyó. Ojalá hubiese sido mentira y yo no lo hubiese visto y ella no lo hubiese sufrido (…) Parémonos a escuchar a las mujeres que piden auxilio».