Jorge Javier Vázquez con los brazos cruzados y semblante serio en un plató de Telecinco

Jorge Javier Vázquez no se calla: 'Hay que denunciar'

El presentador de 'Sálvame' se ha abierto en canal para defender a Rocío Carrasco

Como cada semana en su blog de 'Lecturas', Jorge Javier Vázquez ha vuelto a dar su opinión más sincera sobre el tema del momento, y seguramente de la década, en la prensa del corazón: la docuserie que relata el sufrimiento de Rocío Carrasco en los últimos 25 años. El presentador de 'Sálvame' se ha abierto en canal una vez más y ha mostrado sus sentimientos hablando de este caso tan polémico y que, sin duda, ha impactado a todos por la crudeza del mismo.

Jorge Javier confiesa cómo vivió el inicio de la entrevista a Rocío Carrasco del pasado miércoles en el plató de Telecinco: «Siento que me cuesta reprimir las lágrimas y hago pucheros. Qué tontería tengo en el cuerpo, por favor. Miro de reojo a Carlota y veo que se le escapa una lágrima. Retiro la mirada inmediatamente para no unirme al llanto y me concentro en no llorar. Lo consigo, pero me vuelven a dar unas ganas tremendas cuando entra en plató Rocío Carrasco hecha un mar de lágrimas. La vemos tan desvalida que morimos de ganas de darle un abrazo pero no podemos. La dichosa distancia de seguridad que tanto daño nos está haciendo en situaciones como esta», se lamenta Jorge.

«Con Rocío Carrasco no hemos sido tan generosos, ¿por qué?»

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«Una mujer maltratada no debería ser cuestionada», confiesa el presentador. «La mayoría de los que nos dedicamos a esta profesión hemos entrevistado a mujeres maltratadas. La mayoría de las veces, anónimas. No recuerdo que jamás se las pusiera en duda. Es más, intentábamos arroparlas y nos estremecíamos con su relato. Con Rocío Carrasco no hemos sido tan generosos. ¿Por qué? Lo ignoro», reflexiona.

Jorge Javier pone sobre la mesa la razón por la que a veces no queremos creernos a una mujer maltratada como Rocío Carrasco. «Quizás porque está en nuestras vidas desde hace años y los prejuicios nos impiden valorar la magnitud de su testimonio. En general somos incapaces de separar a la persona del personaje y nos manifestamos según la relación que hayamos tenido con ella a lo largo del tiempo. Si nos ha caído bien aceptamos su testimonio pero si por alguna razón no nos hace gracia no tiene nada que hacer. Está vista para sentencia antes de ser escuchada. Rocío Carrasco es una víctima. Nadie lo puede poner ya en duda. No existe la equidistancia en este tema», asegura en su blog semanal.

Además, Jorge Javier tiene claro que tendrá que pasar mucho tiempo para que valoremos en su medida el paso que ha dado Rocío Carrasco contando su historia: «Creo que deberán pasar años para entender la importancia del testimonio de Rocío Carrasco. No solo porque se ha dado visibilidad a algo tan desconocido como el maltrato psicológico sino porque se ha puesto sobre la mesa un tema tan espinoso como el de la violencia que los hijos pueden llegar a ejercer sobre los padres», expone el presentador catalán.

«Si un hijo o una hija te pega, hay que denunciar»

Algo que afecta enormemente a Jorge Javier es el tema de la paliza de Rocío Flores a su madre: «Si una mujer maltratada por su marido calla durante años por vergüenza, imaginemos lo que debe suponer que la que te maltrate sea tu hija. A la vergüenza se le deben unir sentimientos como el de la protección al ser querido y el miedo a que alguna de tus decisiones pueda hacerle daño. La consigna es clara: si un hijo o una hija te pega no puedes permanecer en silencio. Denunciar, aunque te duela, es lo más sano para ambos», explica.

Por otro lado, el periodista catalán no entiende la actitud de algunas personas sobre este asunto tan complicado, como es la relación entre madre e hija tras lo sucedido en julio de 2012: «Que después de lo que ha compartido haya gente que todavía diga que Rocío debería acercarse a su hija no es triste. Es desolador. Propio de personas poco empáticas y absolutamente convencidas de que el mundo se debe regir por única y exclusivamente por sus normas de comportamiento», sentencia.

«Su hija, antes de ser verdugo, también fue víctima»

Finalmente, Jorge Javier explica en sus líneas semanales que no hay que perder el foco con Rocío Flores, afirmando que es igual de víctima que su madre: «Poco les importa que haya personas especializadas en este tipo de asuntos que aconsejen a Rocío Carrasco que todavía no es el momento de acercarse a su hija porque ese acercamiento sería ficticio. Volver a la casilla de salida, a esos años que provocaron dolor, terror y miedo a una madre desesperada ante la violencia de una hija. Y, por favor: recordemos lo que dijo el miércoles Rocío Carrasco. Que su hija, antes de ser verdugo, también fue víctima», concluye.