Jorge Javier Vázquez con el pelo azul en el plató de La Casa Fuerte con los concursantes de fondo

Jorge Javier Vázquez: 'Ha llegado el momento que lo deje'

El presentador de 'Sálvame' toma una decisión drástica en su profesión

Jorge Javier Vázquez ha tomado una drástica decisión sobre uno de los temas que más le preocupan. Ante la situación convulsa por la que atraviesa nuestro país donde la crisis sanitaria provocada por el Covid-19 se junta con los numerosos cambios que se están produciendo a nivel político, el presentador de 'Sálvame' se ha mostrado muy cansado ante una situación que ya no logra entender.

Han sido numerosas las ocasiones en que hemos podido ver al catalán pronunciarse de forma tajante sobre política y hasta discutir de manera ferviente con aquellos colaboradores que no se mostraban partidarios con sus ideales. A estas alturas, todos conocen la vertiente política que defiende a capa y espada, pero Jorge Javier ha dicho 'basta'.

La decisión de Jorge Javier Vázquez

En su blog de 'Lecturas', Jorge Javier deja claro su intención de dejar de pronunciarse sobre la política. El presentador de 'Sálvame', que procura mantenerse informado sobre todos y cada uno de los cambios que se producen en el ámbito político, opina que no hay noticias veraces sobre lo que realmente ocurre y que él no va a contribuir a seguir creando confusión.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

«Ha llegado el momento de que deje de hablar o escribir sobre política porque la gente debe estar ya hasta más allá de las narices» explica en la citada revista. Según él, son demasiadas las informaciones que circulan por los medios de comunicación sobre los movimientos políticos y esto solo conlleva crispación: «Ya no escuchamos a los que no piensan como nosotros» señala al tiempo que hace una autoreflexión: «Yo, el primero, y no es de algo de lo que me enorgullezca precisamente».

Lo que ha motivado esta decisión ha sido la situación tan convulsa que a nivel político se está produciendo en nuestro país. Las mociones de censura, las renuncias, los cambios de partido de algunos políticos han provocado que Jorge Javier haya intentado conocer toda la información que se ha publicado, dándose cuenta de que cuánto más ha leído menos se ha enterado: «Estos últimos días he leído más que nunca toda la información política que se ha publicado y lo único que me ha quedado claro es que no tengo nada claro. No me entero absolutamente de nada».

Jorge Javier Vázquez opina que hay demasiado ruido en torno a la política y por su parte, toma la determinación de «estar en silencio, no avivar llamas, observar y analizar con atención cada movimiento de los partidos». Es consciente de lo mucho que le va a costar mantenerse al margen de ciertas declaraciones o discursos políticos tanto en su colaboración para 'Lecturas' como en 'Sálvame' y por ello decide «ponerme un esparadrapo en la boca».

Un alivio para los colaboradores de 'Sálvame'

La decisión de no hablar de política tomada por Jorge Javier Vázquez habrá sido bien recibida por algunos de los colaboradores de 'Sálvame'. No han sido pocas las veces que hemos visto al presentador encararse con alguno de ellos por no compartir los mismos ideales algo de lo que, como bien ha dicho, no se siente muy orgulloso.

Antonio Montero o Belén Esteban han sido algunos de los que han sufrido la intransigencia de Jorge Javier hasta el punto que la de Paracuellos se planteó dejar el programa. Mucho antes de Jorge, fue la ex de Jesulín la que decidió no hablar de política, pero por un motivo muy distinto al del catalán: ella no quería más enfrentamientos con el presentador.

Jorge opina que ha llegado el momento de relajarse y dejar a un lado sus opiniones políticas justo ahora cuando el ambiente está más removido que nunca. No quiere participar en la crispación y en la confusión y considera una tarea inútil pronunciarse cuando «todo el mundo sabe cómo pienso».