Jorge Javier Vázquez con los brazos cruzados y semblante serio en un plató de Telecinco

Jorge Javier recibe un varapalo: 'Por los desencantos que me hiciste vivir'

El presentador catalán ha recibido una triste noticia que le ha dejado sin aliento

Jorge Javier Vázquez pasará a la historia como uno de los presentadores más polémicos de la televisión. Nunca ha tenido miedo de dar su opinión, y no le ha temblado el pulso al sentenciar ciertos comportamientos. Es consciente de su poder, y se niega a intentar disimularlo.  

Su trayectoria mediática es imparable: protagoniza obras de teatro, hace campañas publicitarias, presenta los programas más vistos, ¡e incluso resucita viejos formatos!  

En su día, 'Mujeres y Hombres y Viceversa' era uno de los espacios más vistos de Telecinco. Pero, Paolo Vasile, máximo responsable de la cadena, decidió cambiar a la presentadora. Y, poco a poco, el formato fue languideciendo. La única forma de salvarlo era pidiendo ayuda a Jorge Javier, quien no tuvo ningún reparo en protagonizar el primer trono hay del programa.  

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Este tipo de estrategias, han convertido al catalán en la estrella de Mediaset. Disfruta de una proyección incomparable, y sus detractores están pendientes de todos sus movimientos para condenarlo cuando tienen la más mínima oportunidad.  

Sin embargo, Jorge no le tiene miedo a nadie. Habla y se comporta como quiere, sin pedir permiso ni dar explicaciones. Una de las mejores excusas para disfrutar de su libertad de expresión es 'Vidas propias', su blog digital en la revista 'Lecturas'.  

Recientemente, el presentador ha compartido con sus lectores que se ha sentido muy emocionado tras recibir una terrible noticia. Metro, el primer local gay que descubrió, ha cerrado sus puertas. 

«He pasado muchos viernes y sábados de mi juventud en Metro. Qué inquietantes esas mariposas en el estómago cuando entrabas en la discoteca fantaseando con lo que te ibas a encontrar. ¿Me enamoraré? ¿Encontraré por fin al hombre que me saque de las calles?», escribe.  

Lo cierto, es que Vázquez no ha tenido mucha suerte en el amor. Después de romper con Paco, su pareja más estable, no ha vuelto a sentir nada parecido. Y, según él, está deseando volver a vivir algo similar.  

El presentador confiesa los secretos de su juventud  

Jorge Javier ha sufrido un ataque de nostalgia al enterarse que, el lugar donde aprendió a ser libre, va a desaparecer para siempre. «Como todo lo importante en la vida, he amado y odiado a Metro. Ahora, treinta años después de mis primeras andanzas, lo recuerdo con una sonrisa. Asocio mi despertar sexual a esa discoteca», confiesa.  

En una de sus entrevistas, el presentador desveló los problemas que tuvo para asumir su homosexualidad. De hecho, en su primer libro, 'La vida iba en serio', cuenta que jamás reunió el valor suficiente para compartir su orientación con su padre.  

Por ese motivo, cuando los fines de semana se trasladaba de Badalona, su ciudad de residencia, a Barcelona, para ir a la discoteca Metro, tenía sentimientos encontrados. Por un lado, sentía que estaba en el sitio correcto, pero también tenía miedo de estar haciendo algo prohibido. 

«Recuerdo salir a las seis de la mañana y caminar hasta la plaza Universidad para coger un taxi que me llevara a Badalona. O, en el mejor de los casos, salir sobre las dos o las tres de la madrugada con algún ligue, acabar en su casa y después volver a la mía y entrar sin hacer mucho ruido, para que mis padres no se despertasen. Casi nunca lo lograba», escribe en 'Lecturas' 

«Qué horas de llegar, menudo juerguista», mascullaba su padre entre dientes. No obstante, Jorge estaba orgulloso de poder disfrutar de su juventud.  

Pensaba que algunas personas que se encontraba en aquella discoteca habían fracasado. Porque, a su edad, no habían encontrado el amor. Sin embargo, él estaba en el sitio correcto.  

Por ese motivo, ha querido rendir un pequeño homenaje a Metro, la discoteca que le vio nacer. «Brindo por el deseo y la incertidumbre. Y por ti, Metro. Por los sueños, las alegrías y los desencantos que me hiciste vivir»