Jesulin de Ubrique en una capea

Andrea Janeiro, en vilo: Jesulín revela detalles de su relación con Belén Esteban

Alfredo Sánchez acaba de lanzar el libro 'Jesulín 3.0', donde se recoge por primera vez la biografía del torero y la de su familia

La llegada de diciembre ha supuesto el lanzamiento de 'Jesulín 3.0', una obra en la que se recoge por primera vez su biografía y la de su familia, así como de su relación con Belén Esteban

El libro ha sido escrito con motivo del 30 aniversario de Jesulín de Ubrique en los toros y cada capítulo está dedicado a un miembro de su familia y su romance con la colaboradora de 'Sálvame' aparece en el 19.

Allí, Alfredo Sánchez, el autor, cuenta que la relación entre ambos se hizo oficial el día de la boda de Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo, el 23 de octubre de 1998, en la catedral de Sevilla. Belén Esteban apareció del brazo del torero, luciendo mantilla y con sonrisa tímida. 

Menos de un año después, el 20 de julio de 1999, la pareja le dio la bienvenida a su prima hija: Andrea Janeiro Esteban. Aunque madre e hija se fueron a vivir a Ambiciones, la finca que posee el torero en municipio Prado del Rey, Cádiz, la relación entre ellos solo duró cinco años y estuvo llena de altibajos. 

La finca es un símbolo para Jesulín de Ubrique. La compró en 1990 por noventa millones de pesetas de entonces y lleva el nombre con el que debutó como novillero en la plaza de Ronda en 1989. 

Tras separarse de Belén Esteban, conoció a quien el autor del libro define como «la mujer de su vida», María José Campanario. Se casaron en 2002 y tuvieron dos hijos en común: Julia y Jesús Alejandro Janeiro Campanario. 

Además, al contrario de lo que se cree, no se conocieron cuando el torero tuvo el accidente. Fue un año antes, en el 2000, en El Bosque, un pueblo muy cercano a Ubrique.

Maria José Campanario estaba pasando unos días allí con una amiga y fueron a comer a un restaurante. Jesulín también era amigo de esa chica y las invitó a ambas a tomar café. 

Uno de los toreros más mediáticos del siglo XXI

Jesulín de Ubrique es uno de los toreros más mediáticos del siglo XXI, tal y como sucedió en el siglo XX con Manuel Benítez, 'El Cordobés'. Fue este último el que inventó el marketing taurino y entre ambos existe una gran relación. 

Benítez usó la prensa y el lanzamiento de billetes desde los balcones antes de una corrida para llamar la atención, mientras que el padre de Andrea Janeiro no dudó en bajarse los pantalones en directo en la pequeña pantalla en un programa presentado por Mercedes Milá para demostrar la autenticidad de su toreo y las cuernadas que tenía en el cuerpo. 

En uno de los capítulos del libro también se habla de su faceta como cantante, donde el autor desvela el precio tan alto que tuvo que pagar por ello.

A pesar de que su canción 'Toda' se hizo muy famosa, en las plazas de toros empezaron a cantarla con sorna y esto provocó que Jesulín suspendiera unilateralmente el contrato que tenía con la discográfica y los compromisos que ya tenía acordados. Algo que le costó una indemnización de 80 millones de las pesetas de entonces. 

Cambió el fútbol por los toros

El libro también explica cómo empezó en el mundo de los toros. Fue por culpa de una deuda económica de su padre, Humberto Janeiro, quien falleció el pasado mes de agosto

Humberto era empresario y se dedicaba a contratar espectáculos en la zona de Cádiz y pese a que contrató a Rocío Jurado para la Feria de Ubrique, no salió bien y se endeudó.

Por esta razón, decidió vender un terreno para poder pagar. «No vendas el campo, que yo me hago torero», le dijo entonces Jesulín de Ubrique, quien tomo la decisión de cambiar el fútbol por las corridas en ese momento. 

El pasado mes de septiembre se cumplieron 30 años de su alternativa en Nimes y para conmemorarla iba a volver a los ruedos, pero la crisis sanitaria lo ha impedido.

La obra de Alfredo Sánchez también recoge el grave accidente de coche que casi le cuesta la vida y por el que los médicos le dijeron que era posible que no pudiera volver a caminar.