Isabel Pantoja dentro del coche y mirando a través de la ventana, con gafas de sol y bufanda blanca

Isabel Pantoja no está arruinada y la prueba son los coches de lujo que tiene en casa

La cantante tiene varios coches a su disposición y que estarían valorados en miles de euros

En los platós de televisión no se habla de otra cosa que no sea la economía de  Isabel Pantoja  y los problemas familiares  que está destapando la millonaria herencia de Paquirri. Aunque hasta ahora se ha hablado del alto nivel de vida de Isabel Pantoja, poniendo como ejemplos algunos de los lujos que se ha permitido como gastarse dos mil euros comprando maletas de viaje, soltando cien mil euros en concepto de tejanos y camisas y comprando a la vez decenas de pares de zapatos que cada uno valen de media cuatrocientos euros, ahora parece que algo ha cambiado y que la cantante estaría intentando mostrar una vida mucho más austera que serviría para mostrar públicamente que su difunto marido no le dejó un panorama económico tan boyante.

Lo que está claro es que la cantante siempre ha vivido muy bien y que el lujo ha sido su compañero durante mucho tiempo, pues gracias a su trabajo y a la ocupación de sus parejas ha podido permitirse ciertos privilegios que no están al alcance de todo el mundo. Ahora, cuando solamente se habla de la herencia de Paquirri, 'Sálvame' se ha fijado en un detalle muy concreto de la economía de la tonadillera, poniendo en valor un seguido de bienes y que no estarían relacionados directamente con el dinero que habría amasado el torero.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Gracias a una visita que ha realizado hoy mismo Agustín Pantoja a Medina Sidonia, el pueblo dónde se encuentra Cantora, las cámaras han podido registrar el vehículo con el que se desplaza y que sería solamente uno de los numerosos vehículos que dispondrían en el párquing de la finca para realizar las pocas salidas que hacen fuera del recinto.

El colaborador de 'Sálvame',  Kiko Jiménez  y que por todo el mundo es sabido que es un gran conocedor de los coches de alta gama, se ha atrevido a cuantificar el precio de la flota de Isabel Pantoja y de su hermano Agustín Pantoja.

La cantante tendría mínimo cuatro coches a su disposición

El novio de Sofía Suescun ha dicho que el coche que ha usado Agustín Pantoja para ir a comprar el pan podría costar unos  30.000 o 40.000 euros, pues se trata de un vehículo hibrido con unas comodidades únicas y que por tanto, se notarían en la factura final de este. Rafa Mora ha afirmado que en Cantora también hay un Range Rover de unos 500 caballos y que en el mercado podría estar vendiéndose por unos  130.000 euros, situándose este en el coche de mayor coste de todos los que tiene la tonadillera.

La flota tendría dos coches más. El primero de ellos el Mini que utilizaba Agustín para ir a buscar a Isabel Pantoja en sus permisos penitenciarios, este está valorado unos 40.000 euros. Por último, la cantante también tendría a su disposición un Volvo que valdría 10.000 euros más que el Mini, poniendo su precio total en los 50.000 euros aproximadamente.

En total, la flota de vehículos de la Pantoja tendría un precio total de unos  300.000 euros, un dinero que podría ser crucial para la cantante si finalmente su hijo la acaba demandando y tiene que hacer frente a pagos que no tenía contemplados hacer.

Aun así, este dinero no sería suficiente para satisfacer la cuantía económica que tendría que desembolsarse la tonadillera a su hijo Kiko, pues las cantidades que se comentan en los platós son millonarias, dejando muy pocas opciones a la cantante de poder solucionar de manera rápida, a no ser que finalmente se demuestre que tiene el dinero que le corresponde a su hijo y que por tanto, no ha hecho un mal uso, tal y como se está insinuando en televisión. Cabe recordar que por el momento la única que no ha hablado ha sido la propia Pantoja y se desconoce si lo acabará haciendo o si esperará a las reacciones judiciales que puedan acabar llegando si no logra llegar a acuerdos con su propio hijo y con los hermanos de este.