Isabel Pantoja con gafas de sol y bufanda, se tapa la boca con la chaqueta

Isabel Pantoja rompe su silencio: No tengo paraísos fiscales ni delitos pendientes

El abogado de Isabel Pantoja ha emitido un comunicado defendiéndose de algunas de las últimas polémicas

Kiko Rivera ha protagonizado hasta cuatro entregas especiales de  'Sálvame' en las que destapaba las presuntas trampas y mentiras de su madre  Isabel Pantoja, referidas a la herencia de Paquirri  y del mal reparto y uso que se ha hecho de los bienes desde que el torero falleciese y hasta el día de hoy, cuando Kiko ha descubierto un seguido de presuntas irregularidades y que podrían acarrear serios problemas a la tonadillera.

Ahora las tornas empiezan a cambiar. 'Sálvame' ha anunciado que han recibido un comunicado que firma Juan Fernández Ramos, abogado de Isabel Pantoja des del año 2019 y que le está gestionando algunos de los frentes abiertos que tienen. Este comunicado se ha publicado en primicia en la revista Hola, pero hoy 'Sálvame' ha desgranado algunos de los puntos que se recogen.

La nota se centra sobre todo en la venta de la finca de  Mi gitana y que se produjo en el año 2015. El letrado quiere dejar claro que la cantante no participó en la venta ni tampoco en las negociaciones, pues en ese momento se encontraba cumpliendo una pena de prisión. Además, aclara que la sociedad Panriver 56, SL, pagó todas las deudas que pesaban encima de la finca en el momento de la venta, pues en ese momento se entregó a los nuevos propietarios totalmente libres de cualquier carga.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

En referencia a la cantidad de dinero percibida por esta venta, se especuló que quizás el dinero había ido a parar a un paraíso fiscal para evadir el pago de los impuestos repercutidos de este movimiento notarial. Además, añade que todas las cuentas fueron declarados y por lo tanto, reflejadas en la Agencia Tributaria y también en los organismos pertenecientes de Marbella.

Recordemos que Mi Gitana se puso a la venta en el año 2014 y no fue hasta marzo del 2015 cuando se acabó vendiendo por un importe que rondaría los dos millones de euros. De hecho y para los más curiosos, si ahora se quiere visitar esa finca, tenemos que decir que ya no existe, pues el nuevo propietario, un empresario británico, decidió demoler la famosa casa y empezar a construir una de nueva.

A pesar de que ya han pasado más de seis años desde que se compró Mi Gitana, la nueva casa aún sigue en obras y repleta de andamios esperando poder finalizar la reforma que se está haciendo, con una estética mucho más moderna y acorde al momento en el que nos encontramos.

Se desentiende de presuntos delitos

El programa 'Viva la vida' destapó una trama relacionada con la venta de Mi Gitana, unas pistas que apuntaban hacía unos posibles alzamientos de bienes y que podrían suponer un gran problema para la familia Pantoja. Si bien es cierto que la tonadillera estaba en prisión, fuera estaba su hermano Agustín y que habría ejercido como apoderado. Un apoderamiento que podrían suponerle serios problemas si la justicia acaba entendiendo que existe alguna irregularidad.

De todos modos, la Pantoja ha querido dejar claro a través de este comunicado que ella no tiene nada que ver. Aclarando que no tiene ningún procedimiento legal abierto y que por lo tanto, la información que se está dando en televisión no es del todo correcta.

Por último, los colaboradores de 'Sálvame' no entienden que la tonadillera no haya utilizado este comunicado para dar respuesta también a algunas de las acusaciones que le ha lanzado su hijo a través de sus entrevistas televisadas. Pues era el momento ideal de hacerlo y de callar muchas bocas.

Desconocemos el motivo por el cual Isabel Pantoja rechaza hacer ninguna aclaración en todo este asunto. Quizás por qué se guarda estas explicaciones para su reaparición mediática o bien, espera que llegue el momento de contarlo con pelos y señales en la sala de un juzgado.