Lydia Lozano en el debate de 'Rocío, la verdad'

La información que se ha guardado Lydia Lozano y que ahora puede dejarla sin trabajo

La colaboradora estrella de 'Sálvame' se va a ver implicada en un tema muy turbio y que podría acabar con su rigor periodístico

Ya nos advirtieron de que la emisión de la docu serie  'Rocío. Contar la verdad para seguir viva'  iba a dar un vuelco por completo al mundo del corazón y que nos iba a obligar a todos a cambiar nuestra opinión sobre algunos temas de la prensa rosa y que ahora, tendríamos que empezar a verlas desde otro ángulo. En un primer momento todos creímos que los principales perjudicados o beneficiados serían Rocío Carrasco y  Antonio David Flores, pero hoy hemos podido comprobar que las balas están llegando a personajes secundarios y que también van a ver como su imagen pública también se hace añicos.

Durante muchos años, Antonio David Flores ha contado con la convivencia de muchos periodistas, fotógrafos y colaboradores de televisión que le han ayudado a contar la historia a través de su propio ángulo. Ahora, muchos lo han admitido y otros intentan pasar de lado para intentar que no les salpique todo este asunto tan feo.

Esta tarde 'Sálvame' ha empezado su emisión anunciando que tenían en su poder unas cintas muy reveladoras y que vendrían de nuevo a demostrar las mañas prácticas de Antonio David Flores. Concretamente se trata de unas grabaciones de audio que se grabaron en el año 1999 y que las hacen especiales por dos motivos distintos. El primero, que fueron grabadas por Antonio David y el segundo motivo, que el objetivo de esas grabaciones eran  Rocío Jurado y que la estaba grabando en su propia casa.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Por lo que parece, una antigua empleada de Antonio David sabía de la existencia de estas grabaciones, las mismas que por lo que parece, el ex colaborador de  'Sálvame' utilizó para transferirle datos confidenciales a una revista de la época y que se dedicó a hundir hasta el final a la cantante. Lo que sabemos es que las grabaciones se cuentan por decenas y existen muchas horas de grabación y que por lo visto, Flores utilizó para intentar destapar datos que Jurado desvelaba cuando creía que estaba en la intimidad de su casa e interlocutando con personas muy cercanas a ella.

Esto de por sí ya es muy feo, pero lo es aún más cuando hemos descubierto lo que se esconde detrás de toda esta estrategia. Raquel, la ex empleada de Antonio David ha acudido a 'Sálvame' para destapar que hay una colaboradora del programa y que por lo que parece, era conocedora de estas grabaciones a Rocío Jurado y que además, ha escuchado alguna de estas cintas.

Lydia Lozano quedará muy mal

Lydia Lozano ha sido la señalada por la invitada de 'Sálvame'. Esta asegura que desde hace muchos años, la canaria es conocedora de este contenido tan delicado y que no le llegó por parte de su compañero de programa. Por lo que parece, Lozano recibió estas cintas por parte de la propia Raquel, sin embargo, hasta el día de hoy Lydia no ha hecho referencia a estas cintas, ni siquiera cuando ha visto que Antonio David la quería hundir por otros asuntos.

¿Por qué se ha callado este dato la colaboradora? Sea como sea, tendrá que será ella la que de las explicaciones correspondientes mañana cuando regrese a su programa. No gusta demasiado que la colaboradora se haya callado informaciones tan cruciales como estas y que sirven para definir muy bien las artimañas de Antonio David Flores.

Otro de los asuntos que resulta interesantes es saber si Antonio David Flores sabia que su compañera era conocedora de este contenido inédito y si lo sabía, que le hacía creer que esta le guardaría el secreto. Por el momento desconocemos el contenido explícito de estas cintas y seguramente nunca lo sabremos, pues de emitirse en televisión podría convertirse en un problema muy grande para la cadena que les dé salida. Se entiende que todo este material se ha grabado dentro de una vivienda y sin el consentimiento de las partes.