Gustavo González con americana rosa en el plató de Supervivientes

Gustavo González narra su etapa más complicada: «Durante un año me pr*stituí por ellos»

Los fantasmas del pasado han vuelto a la vida del colaborador de 'Sálvame'

Gustavo González  es seguramente uno de los colaboradores más discretos del universo  'Sálvame'  y que por norma general no acostumbra a hablar de su vida privada y sus armas son su experiencia y sus vivencias como fotógrafo, siguiendo a los personajes del momento. Pero cuando le toca ser noticia lo pasa especialmente mal, pero siempre acaba accediendo porque sabe que así puede ganar más dinero del que gana por norma general. Si bien es cierto que el tertuliano hace muchos años que forma parte del programa de las tardes de Telecinco, este no es uno de los colaboradores más habituales y sus intervenciones se limitan a acudir un día por semana a no ser que se lo monte para formar parte de la actualidad y lograr así una presencia que si no no tendría.

La última vez que Gustavo fue noticia en el programa fue cuando se separó de su mujer y se descubrió la relación paralela que mantenía a espaldas de su esposa con la actriz María Lapiedra. Ese romance duró más de ocho años a pesar de que él la negó en público durante mucho tiempo hasta que finalmente la presión que sintió lo llevó a llegar hasta el final de este asunto. Lo más sorprendente es que Lapiedra, lejos de apoyar a su novio, se lo ponía cada día más difícil y enfrentaba a su chico con sus compañeros de trabajo, llevándolo a que este perdiese amistades muy cercanas que tenía en el plató como María Patiño  o Gema López  y que admitieron en directo que la situación se les estaba escapando de las manos.

Ahora que parecía que todo estaba muy calmado y que María y Gustavo eran felices con la hija que tienen en común, parece que quieren un nuevo baño de masas y los fantasmas del pasado ya preparan su momento para salir de paseo. Lapiedra ha cogido la mala costumbre de hablar por teléfono con un redactor de 'Sálvame' y lejos de alabar el trabajo de su marido en el programa, se dedica a dejarlo como un cobarde por no haber dejado a su mujer antes, admite que Gustavo no fue valiente hablando con sus hijos antes y lo deja en evidencia ante el resto de compañeros y también ante los espectadores de Telecinco.

Hoy el colaborador ha acudido de nuevo al programa y ha afirmado que se siente muy incómodo con las acusaciones de su pareja, pero la justifica diciendo que está actuando la María Lapiedra actriz y que solamente busca avivar la hoguera. Unas explicaciones que no compran los tertulianos y que ven una falta de generosidad muy grande dentro de la relación. Sin embargo, Gustavo asume su parte de culpa y ha relatado que durante un año se estuvo prostituyendo en televisión, haciendo el máximo de día posible y cerrando entrevistas en el 'Deluxe' a toca máquina para poder reunir el máximo de dinero y dárselo a sus hijos.

Sus hijos no se lo perdonan

Según el colaborador ahora estaría muy cerca de que sus hijos empezasen a acercarse a él después de acusarlo de haber roto la familia y de haberles mentido durante años con su relación paralela. Sin embargo, la nueva irrupción de Lapiedra han arruinado la reconciliación de González con sus hijos y él mismo ha revelado que de nuevo, sus hijos no quieren saber nada de él creyendo que se les está volviendo a exponer públicamente sin que ellos quieran formar parte de este negocio y que su padre ha utilizado para hacer dinero, pero también por dinamitar su vida privada sin tener en cuenta el daño que estaba haciendo a los suyos.