Kiko Matamoros haciendo declaraciones delante de las cámaras

Un grupo de jóvenes irrumpe en 'Sálvame' para pedir a Matamoros que pague a Hacienda

El programa ha tenido que cortar la conexión que estaban haciendo desde el restaurante de Javier Tudela

En los últimos días se han cuestionado mucho las malas prácticas de  'Sálvame', intentando vender a los espectadores que estaban en directo, cuando realmente se trataban de espacios grabados, dando así la oportunidad al equipo de descansar y disfrutar de las fiestas con sus seres queridos. Y aunque hayan recibido multitud de críticas, deberían de plantearse hacerlo más frecuentemente después de lo que ha ocurrido esta tarde en pleno directo.

El programa se encontraba realizando una conexión en directo con el reportero  Sergi Ferré. Este estaba enfrente del restaurante que tiene Javier Tudela en Madrid, para poder valorar la entrevista que concedió el pasado domingo en el  'Deluxe', pero lo que nada esperaba es que ocurriera lo que ha acabado pasando.

Cuando apenas había pasado medio minuto desde el inicio de la conexión, un grupo de jóvenes han irrumpido la conexión para ponerse enfrente de la cámara del reportero, para taparlo y empezar a lanzar un mensaje muy claro y que afectaba directamente a Kiko Matamoros.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Los jóvenes, que no se han identificado, se han dedicado a insultarlo y a pedirle que pague a Hacienda, haciendo referencia a las deudas que acarrea el colaborador desde hace algunos años. Jorge Javier Vázquez y el resto del equipo se han quedado alucinados, a la vez que el programa daba por acabada la conexión y volvían a conectar con el plató.

A la vuelta, Kiko Matamoros no ha tenido problema en señalar a los causantes de esta situación, indicando que estos chicos pueden haber llegado allí gracias a una jugada de Javier Tudela padre y que se la tendría jugada al tertuliano desde hace muchos años.

Seguidamente, Matamoros admitía sus problemas con el fisco y reconocía que estaba trabajando mucho y muy fuerte para poder saldar las deudas de muchos miles de euros que tiene con el fisco. A decir verdad, él mismo ha hablado en varias ocasiones de sus deudas y por este motivo, es habitual verlo en muchos de los programas de la cadena trabajando y recaudando todo el dinero que necesita para poder estar en paz.

El pasado de Kiko Matamoros no le da tregua

Aunque Kiko Matamoros intenta pasar página y pensar en el futuro junto a su novia Marta López, parece que el pasado no le deja avanzar y tiene que seguir rindiendo cuentas con su anterior mujer, Makoke y con toda la gente que le rodea.

Hace unos días salía a la luz que Javier Tudela, hijo de Makoke, estaba esperando un bebé junto a su novia Marina y por este motivo volvía a estar en la palestra y obligaba a Kiko Matamoros a volver a encontrarse con el hijo de su exmujer y con el que ya ha estado muchos años conviviendo.

Si bien es cierto que cuando vivían juntos tenían buena relación, desde que Kiko se separó de Makoke los dos se han convertido en auténticos enemigos y el colaborador de 'Sálvame' no ha tenido problema en tachar de vago a Tudela, aunque este siempre farda de estar triunfando en el mundo de los negocios.

A Javier Tudela le gusta fardar de sus lujos, lo vimos cuando estuvo en 'Gran Hermano VIP'. Allí contó que dormía en un colchón que valía más de veinte mil euros, por si esto fuese poco, él mismo ha contado que factura mensualmente más de nueve mil euros, una cifra que según él, ha logrado reunir en una única semana.

Sin embargo, hoy Lydia Lozano ha dicho que la situación económica del hijo de Makoke no sería tan boyante y que su restaurante no estaría pasando por su mejor momento. Además, el programa ha añadido que las únicas personas que lo frecuentan son su madre Makoke y su hermana Anita, las dos invitando a sus amigos para intentar reflotar el negocio.

Lydia también ha aportado un dato que nos ayudaría a entender el por qué sigue abierto el local si este no está funcionando. La clave estaría en que el local y todo el complejo en el que se encuentra, es propiedad de Javier Tudela padre.