Víctor Sandoval, Kiko Matamoros, Lydia Lozano, Raquel Bollo y otros

‘He pagado un precio muy alto por decir no en Sálvame’

Esas palabras han sido pronunciadas por una mujer que colabora en Telecinco

Ayer se vivió un momento de gran tensión entre los colaboradores de ‘Sálvame’, que van a tener un nuevo compañero. Y es que desde el inicio del programa se dio a conocer que iba a existir un invitado que desvelaría información de uno de ellos. Vamos, que se iba a convertir en una pesadilla para él y que iba a contar aspectos desconocidos de su vida.

Ese dato puso en tensión a los presentes y, de modo especial, a los que jamás han entrado a ‘vender su vida’ de forma pública. Y entre esos se encuentra Gema López, que tiene claro que su negativa a hacer ciertas cosas en el espacio le ha supuesto tener sus consecuencias.

El origen de la tensión

Como hemos mencionado, el que se expusiera que había un invitado sorpresa que iba a amargar la tarde a uno de los colaboradores no gustó en plató. Es más, llevó a que Jesús Manuel Ruiz, que no ha hablado jamás de su faceta privada, se molestara.

Exactamente llevó a que manifestara: «A mí me resulta muy incómodo porque yo no soy un personaje famoso, lo tengo claro. Soy un personaje popular, pero estoy aquí no por vender mi vida, estoy aquí por un trabajo, y el día que quieran sacarla, para lo bueno o para lo malo, cogeré y me iré. Nada más».

Ante esa rotunda afirmación, el presentador (Kiko Hernández) le preguntó al colaborador quién de sus compañeros vería injusto que se viera en tesitura por la presencia de ese invitado. Y ante esto Ruiz expuso que, al igual que él, no sería lo adecuado que fuera Gema López, pues tampoco ha vendido nada de su intimidad.

Unas palabras esas que no gustaron nada a Belén Esteban, por ejemplo, que llegó a decir: «Yo también vengo todas las tardes a trabajar como tú».

Gema y sus confesiones sobre su postura en ‘Sálvame’

El hecho de que Jesús Manuel sacara su nombre a relucir y lo pusiera en el grupo de los ‘sagrados’, como expuso Hernández, hizo que Gema López decidiera intervenir.

Y lo hizo para decir: «Esto no se trata ni de lo que opine él ni Belén, ni tú ni yo. Es cuestión de lo que a mí me merezca la pena o no. Yo siempre lo digo, el límite lo pongo yo y el día que a mí no me compense, de manera voluntaria, yo diré ‘mira, no me compensa porque yo decido llegar hasta aquí y a partir de aquí no quiero seguir’».

A eso no dudó en añadir: «Yo sé cuál es mi límite y siempre lo he marcado. Con esto no digo que los que estén a este lado o a este límite sean mejores o peores, pero sé por las cosas que no pasaría».

Gema López en el plató de 'Sálvame'
Gema López se ha negado a hablar de su vida privada | Telecinco

En ese punto reconoció que haber tomado esa postura en ‘Sálvame’, contraria a la de compañeros como Lydia Lozano o Kiko Matamoros, ha tenido sus consecuencias. Y lo dejó claro diciendo: «Yo he rechazado muchas cosas y he pagado por decir ‘no’, porque decir ‘no’ también tiene un precio y decir ‘no’ a determinadas cosas tiene un castigo. Yo lo he pagado, pero lo he pagado consecuentemente».

Es más, expuso que «yo he tenido mis castigos y los he admitido. He dicho ‘lo entiendo’ y entonces mi posición está muy clara».

Asimismo, al ser preguntada sobre si se marcharía si el invitado que había hablaba de su vida, Gema fue muy contundente: «Tengo claro que si se dice algo que afecte a mi intimidad, a la familiar sobre todo, y que pueda tener una repercusión en las personas que a mí me importan, me iría. Me iría de muy buen rollo, no montaría un número. Solo diría: ‘Mira, ha llegado un punto en el que esto es un toma y daca. No compensa y tan amigos’».

No obstante, al final ni Ruiz ni López tuvieron que dejar ‘Sálvame’. Y es que el invitado sorpresa no era otro que Laura Cuevas, que acudió a sacar los trapos sucios y mentiras de Las Mellis.