Mila Ximénez con mascarilla, abrigo de colores y bolso negro caminando

La foto de Mila Ximénez que corre como la pólvora: 'Está más delgada'

La colaboradora ha sido vista en el centro de Madrid donde quedó a comer con Terelu Campos

Mila Ximénez vuelve a disfrutar del aire libre. Después de varias semanas sin haber sido captada por los medios de comunicación, la colaboradora de 'Sálvame' parece estar recuperando poco a poco las ganas de salir a la calle. Desde el 27 de enero que no había rastro de ella debido a un empeoramiento del cáncer que padece, pero Mila está demostrando que no está dispuesta a dejarse vencer.

Según han desvelado personas cercanas a ella, Mila se está sometiendo a un nuevo tratamiento mucho más fuerte cuyas consecuencias le provocan un gran cansancio. La colaboradora cuenta con el apoyo de sus amigos y familiares que no dudan en acompañarla en todo lo que necesite. Su hermana se ha trasladado unos días a su domicilio para cuidar de ella y hacerle compañía en los momentos en que sus ánimos decaen.

Su estado de salud se refleja en su físico

La revista 'Diez Minutos' ha sorprendido a sus lectores al publicar en su portada la última fotografía reciente de Mila Ximénez. Aunque la colaboradora había pedido respeto y que los medios no le agobiasen, es inevitable que su imagen sea captada y más aún cuando lleva un mes apartada de la televisión y sin apenas tener actividad en las redes sociales.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Con abrigo largo, gorro y mascarilla, la periodista ha sido vista paseando por el centro de Madrid donde había quedado con Terelu y Raúl Prieto — exdirector de 'Sálvame' y actual conductor de 'Viva la vida'— para comer en uno de sus restaurantes favoritos. En la instantánea se puede apreciar cómo la colaboradora está mucho más delgada aunque en sus ojos se aprecia calma y serenidad.

Justamente dos sensaciones que también ha podido percibir Jorge Javier Vázquez tras haber quedado con ella el pasado domingo para almorzar. «La encuentro tranquila, lúcida y sosegada» ha explicado el presentador de 'Sálvame' en su blog de 'Lecturas'.

Disfrutando de una buena comida

Mantener la mente ocupada es el mejor antídoto para que la enfermedad no haga mella en el ánimo. Aunque es inevitable sufrir altibajos, Mila Ximénez no deja escapar la oportunidad para disfrutar de sus seres queridos en cuánto puede. El tratamiento al que se está sometiendo es mucho más fuerte que el inicial y, tras recibirlo, los días siguientes son muy duros. Pero en el momento que recupera las fuerzas, la periodista no duda en salir a que le dé un poco el aire.

Cuenta para ello con la compañía indispensable de sus familiares y amigos. Terelu Campos se ha convertido en uno de sus bastones, principalmente porque sabe lo que es luchar contra el cáncer, y con ella decidió quedar para comer en el Mesón Txistu. Junto a ella se encontraba Raúl Prieto y Concha, la hermana de Mila que ha decidido dejar Sevilla temporalmente para vivir unos días junto a ella y ayudarla en lo que necesite.

Tras la comida, la hija de María Teresa Campos y el director de 'Viva la vida' se despidieron de ella dándole ánimos y fuerzas. Y es que, tanto amigos como familiares, están muy «preocupados, pero esperanzados» y confían en que Mila Ximénez recupere pronto las fuerzas para volver a ser la Mila de siempre.

Sin fecha para volver a la televisión

El propio Jorge Javier ha confesado las ganas que tiene Mila Ximénez de volver a 'Sálvame'. Su trabajo en el programa de las tardes de Telecinco le da algún que otro disgusto, pero significa mucho para ella pues le aporta el chute necesario de energía para seguir luchando. Aún no hay fecha para el regreso al plató, pero todos confían en que será pronto.

Todavía le queda un largo camino. La colaboradora se está sometiendo a un tratamiento que la deja «muy floja» y no será hasta que termine los ciclos cuando se plantee su vuelta a la televisión. Ahora Mila debe centrarse en su recuperación y su entorno más cercano insiste en tranquilizar sobre su estado de salud.