La foto de Lydia Lozano con su madre que desata la polémica en Sálvame

Una vez más la actitud de la colaboradora es analizada con lupa

Lydia Lozano en 'Mi casa es la tuya'
Lydia Lozano desata la polémica tras una foto de su madre sin mascarilla | Telecinco

Madrid está atravesando una situación epidemiológica muy delicada. Con los contagios por Covid-19 en unos niveles muy altos, la comunidad se enfrenta a la imposición de unas medidas restrictivas en cuanto a movilidad se refiere. Unas medidas que entraron en vigor el pasado sábado 4 de octubre en medio de una gran polémica.

Y esto es precisamente lo que le genera Lydia Lozano en 'Sálvame', polémica, después de que hayan salido a la luz unas comprometedoras imágenes que no la dejan en muy buen lugar. Una vez más, la periodista y colaboradora se sitúa en el blanco de sus compañeros después de haberla visto pasear con su madre de 91 años sin que su progenitora lleve mascarilla.

Lydia Lozano ha demostrado tener debilidad por su madre a la que siempre acompaña a pesar de los grandes disgustos que día tras día se lleva en el programa. «Mi madre con 91 años se tuvo que tomar un lexatin, con el daño que hago a mi familia, con el daño que ya le hice, no compensa... Yo tendría que estar loca para que valieran la pena estas noches sin dormir»  confesó la colaboradora tras unas de sus polémicas en plató.

Ahora, una vez más, Lydia podría ser el foco de las críticas. 'El Nacional' ha publicado unas imágenes donde se ve a la colaboradora paseando junto a su anciana madre, paciente de riesgo por su avanzada edad, por las calles de una Madrid sitiada por el coronavirus. Una negligencia que podría costarle una cuantiosa multa a la madre de la colaboradora, ya que el uso de la mascarilla es obligatorio, pero que se podría justificar por la dificultad que la mujer sufre para respirar debido a su edad.

Lydia Lozano pasea con su madre
Lydia Lozano pasea con su madre sin llevar mascarilla | GTRES

Ataviada con una camisa de flores, la madre de Lydia Lozano se apoya en el brazo de su hija —que sí que lleva mascarilla— y en un bastón para poder caminar con menor dificultad, algo muy complicado a juzgar por la cara de dolor y sufrimiento visible en ella.

Lydia, siempre tan pendiente de su madre, ha decidido acompañarla en un paseo entre madre e hija seguidas también de la mujer encargada de la atención de su progenitora. A pesar de estar en plena pandemia y de la situación tan delicada de la capital, no hay nada que les impida pasar tiempo juntas.


Comentarios

envía el comentario