Imagen del plató del Sálvame

La policía interviene en Sálvame en la peor semana del programa

Los colaboradores de 'Sálvame' sufren dificultades para volver a sus casas a causa de 'Filomena'

El temporal de nieve 'Filomena' llegó a gran parte de la Península, pero el colapso se centró en Madrid, que por desgracia todavía sigue sufriendo las consecuencias. La capital, después de todo este episodio, está a punto de ser considerada 'zona catastrófica'.

Esta nevada histórica provocó que un gran número de personas se quedaran tiradas en las carreteras, mientras que otras no pudieron regresar a sus hogares.

Los afortunados que pudieron llegar a sus casas, sufrieron grandes dificultades para volver. Este fue el caso de los colaboradores de 'Sálvame'.

'Filomena' provoca el caos absoluto en 'Sálvame'

El viernes 8 de enero justo cuando el programa de 'Sálvame' llegaba a su final, 'Filomena' se encontraba produciendo sus primeros estragos. Varios de los colaboradores recibieron noticias de allegados de que la situación era peor de lo que se esperaba.

Gema López y Lydia Lozano no pudieron marcharse en coches de producción, de modo que, junto a gran parte del equipo, hicieron lo que pudieron para llegar a la estación de Metro más cercana.

«Es que esta movida yo no la sabía. Yo he dicho que nos íbamos en taxi, el taxista no tenía cadenas, tú te has puesto a hacer selfis», le reprochaba Lozano a López en su viaje en transporte público, como captó uno de los móviles del equipo. Después, en 'Sábado Deluxe', Lidia afirmó que había vivido una experiencia maravillosa.

Pero no todos lo vivieron con tanta emoción, y es que Mila Ximénez mantiene un recuerdo horrible de ese momento. «Lo viví con muchísima angustia, ni siquiera el taxista sabía si podía dejarnos en casa y eso me provocó que acabara hiperventilando», explicaba.

En el caso de María Patiño, esta no pudo acudir el sábado a 'Socialité', ya que le fue imposible salir de casa. Al día siguiente lo intentó en Metro, aunque le supuso una auténtica odisea. Así de ruborizada explicaba su experiencia: «hemos tenido un problema, no sé qué ha pasado en el Metro que se ha girado y se ha dado la vuelta. No me sé desenvolver nada bien, no me entero, hay demasiados túneles y demasiadas historias».

Rafa Mora también vivió una auténtica aventura para llegar a su casa: «Se le rompieron las cadenas al conductor. Llamó a la grúa, pero el seguro le dijo que tenía que esperarse unas 48 horas para echarle un cable. Llamó a una grúa de forma particular, nos sacó la grúa, pero el hombre no podía acceder a Telecinco, entonces me dejó al otro lado de la carretera y me tocó saltar la valla».

Con mayor o menor dificultad, casi todo el equipo de 'Sálvame' pudo volver a sus casas, a excepción de Chelo García-Cortés. La periodista tenía que regresar a Barcelona, lo cual fue imposible.

Chelo se quedó pasando la noche en el mismo hotel en el que tuvo que alojarse Israel Lancho, el invitado de 'Sálvame' de ese día. «Ayer fue un caos porque llegaban los taxis a la sede de Telecinco, pero lógicamente pasaban de nosotros», contaba en 'Socialité' un día después.

La policía tuvo que llevar a Chelo al hotel

Ahora, una vez acabado el vídeo que protagonizaban Lydia Lozano y Gema López, Kiko Matamoros aseguraba que las colaboradoras habían dejado tirada a su compañera Chelo.

«Si Chelo cuenta la verdad, aquí hay dos compañeras que tendrían que avergonzarse de lo que pasó el viernes por la insolidaridad con ella», confesaba Kiko.

López se dio por aludida y declaró: «Cuando llegamos a la puerta, el taxi se fue. Lo que le dicen a Chelo es 'quédate dentro, que Israel tiene coche' y espera a Israel. Y nosotras decidimos irnos andando».

Rafa Mora aportó más detalles a esta complicada y comentada salida de Mediaset: «Chelo se vio impedida y la tuvo que llevar la policía al hotel».