Mila Ximénez con su nuevo look en 'Sálvame'

El entorno de Mila Ximénez confiesa su preocupación por su estado

La periodista ha ingresado esta semana en el hospital La Luz de Madrid y sus allegados confiesan que están con el alma en vilo por el estado de salud de Mila Ximénez

Hace escasas semanas Mila Ximénez se dejó ver por las calles madrileñas. Con motivo de su 69 cumpleaños, la periodista salió a comer con sus amigos, entre ellos Terelu

La hija de la veterana comunicadora de Telecinco se despidió de la ex colaboradora con un fuerte abrazo. A partir de entonces, saltaron las alarmas. Se vaticinaba que algo no marchaba bien en cuanto al estado de salud de la escritora. 

Este jueves ha trascendido que Mila Ximénez ha ingresado en la clínica La Luz de Madrid. El equipo médico del centro le ha tratado el cáncer de pulmón desde que se le diagnosticó hace algo más de un año. 

Según han señalado, la periodista ha quedado bajo observación profesional en la clínica para ver cómo responde a un tratamiento nuevo que se le aplicará contra su enfermedad.

«Mila está ingresada realizando unas pruebas de control del proceso. Es un camino que hay que recorrer y confiamos en llegar al final pronto», cuenta su hermano Manolo.

Sin embargo, su entorno ha confesado sentirse muy preocupado por la comunicadora. «La situación es mucho más seria que hace un mes», han aseverado fuentes cercanas a la ex tertuliana. De hecho, la exmujer del tenista Manolo Santana ni siquiera responde a los mensajes ni a las llamadas. 

Muchos compañeros y amigos han tratado de contactar con ella para conocer su estado y contagiarle de esperanza. Sin embargo el silencio es la única respuesta que tienen. 

Mila Ximénez no responde al teléfono 

La periodista se siente muy débil por la quimioterapia. No tiene ganas de hablar. Su hermano Manuel es quien contesta por ella al otro lado del teléfono. 

La familia de la antigua colaboradora de 'Sálvame' secunda las palabras que resuenan en los medios de comunicación. Mila Ximénez no se encuentra en su mejor momento.

«Todos estamos muy pendientes de su evolución y esperamos que este nuevo tratamiento sea más efectivo que los anteriores», han señalado.

No obstante, no tira la toalla. Ella quiere seguir luchando y así se lo prometió a su hija Alba desde que comenzó todo este calvario. 

La integrante del 'eje del mal' de Mediaset «mantiene su increíble coraje» y «demuestra que es una mujer con una fortaleza tremenda», aseguran.

La exmujer del tenista vive en una montaña rusa de emociones

El pasado 16 de junio de 2020 la colaboradora se armó de valor y dio ella misma la noticia. El plató se quedó de piedra al escuchar a la compañera confesar que tenía un cáncer de pulmón. 

En el 2015 había superado un tumor de útero. Pero ahora debía retomar la lucha para enfrentarse a otro cáncer. Con mucha energía, pero a la vez derrumbada, prometió que esta enfermedad crónica no iba a acabar con ella. 

Desde entonces, la ex pareja del tenista ha atravesado diferentes etapas emocionales. Primero, enfrentó la noticia con mucha valentía. 

«A mí un tumor de mierda no me va a parar la vida. Me ha tocado y vamos a salir de esta. Quiero vivir y he salido de cosas mucho peores», exclamó.

Sin embargo, conforme pasó el tiempo, la antigua colaboradora se desvanecía. En el presente año, ha tenido que estar en camada casi sin fuerzas a consecuencia de la enfermedad.  

Mila Ximénez perdió la esperanza y estuvo a punto de rendirse. Las pruebas médicas no eran optimistas. El tumor había avanzado y obstaculizaba continuar con el tratamiento. 

«No quiero tener vida de enferma», se resignó. Incluso, llegó al punto de afirmar que si los médicos le daban un diagnóstico pesimista, se planteaba abandonar el tratamiento. 

Su hija Alba Santana no se ha despegado de su madre y le ha insuflado fuerzas cuando a Mila le han faltado. Ahora se encuentra hospitalizada confiando su vida a un nuevo tratamiento.