Imagen de David Valldeperas en las calles de Mdrid

El director de Sálvame desvela el lado oscuro de la serie de Rocío Carrasco: 'complicado'

David Valldeperas explica lo que ocurrió tras las cámaras y que no vieron los espectadores

'Rocío: Contar la verdad para seguir viva' ha sido la revolución del año. Una semana después de que Rocío Carrasco pusiera fin a su historia, todavía queda mucho que analizar y digerir. Para ella ha sido una terapia y para la prensa rosa un escarmiento.

El documental se gestó durante un año y se fue grabando poco a poco. Su contenido era delicado y se necesitaba tiempo para asimilarlo.

Ha sido un trabajo duro para la productora de 'La Fábrica de la Tele' que ahora ha desvelado el esfuerzo que supuso su grabación. David Valldeperas, director de 'Sálvame', explicaba lo que no se vio tras las cámaras.

El gran amigo de la hija de Rocío Jurado, afirmaba estar más que satisfecho con el resultado. Pero sobre todo orgulloso del paso que había dado para poner punto y final a años de injurias y descalificaciones.

Valldeperas sobre Rocío: «La he visto sufrir»

El director de 'Sálvame' no lo dudó cuando Rocío decidió romper su silencio. La productora se ponía a su disposición para lo que necesitase y así fue como comenzó su renacer.

A pesar de la amistad que les une, reconoce haberse sorprendido con algunos temas. «Yo conocía cosas, pero no tan al detalle» explicaba. Ahora asegura estar «feliz» tanto por el resultado como por ver como Rocío se encuentra más relajada.

«La he visto sufrir mucho y después de que ha conseguido contar su historia la veo más liberada y contenta» señalaba a Carlota Corredera. Esta amistad que les une ha hecho que en ocasiones haya sido «complicado venir a veces a trabajar».

Recordemos que el director compartía plató con Antonio David en una de los peores momentos de Rocío. «La época de 'Supervivientes' y 'Gran Hermano VI'. Esa fue época muy compleja» confiesa.

El mal trago de la hija de Rocío Jurado

Ella misma confesó que no había sido fácil romper su silencio. Todavía no se encuentra del todo recuperada y abrirse en canal le ha supuesto un gran esfuerzo. El resultado ha sido positivo, pero no exento de sacrificio.

En este sentido, Valldeperas reveló lo duro que fue para la hija de Rocío Jurado la grabación. «Lo pasó muy mal y fue complicado» ha contado sobre lo difícil que es juntar la televisión con los sentimientos.

Hacer un producto que enganche a la audiencia pasa en ocasiones por ir más allá. Pero en el caso del documental, había que ir con cuidado por lo personal de su historia. No fue fácil presenciar el dolor de Rocío, pero había que seguir adelante.

El comienzo de una nueva vida

Tras los doce episodios, Rocío asegura que comienza una nueva etapa. Aunque aún quedan cosas por resolver, la sonrisa vuelve a aflorar en su rostro. Un rostro que recupera el brillo en los ojos y que llena de felicidad a los suyos.

La sensación de haber soltado lastre le ha proporcionado una libertad que anhelaba hace 25 años. Ahora es el momento de comenzar una nueva vida con la fuerza que da el haberse sentido escuchada.

«Está en ese punto de liberación, de sentirse querida, de sentirse respaldada» comentaba Carlota Corredera. Queda un camino largo y la presentadora añadía que seguirá a su lado. Más aún teniendo en cuenta el estreno de la segunda parte.

En otoño, Telecinco entrenará un nuevo documental donde la familia será la protagonista. Rocío desvelará cómo es verdaderamente su relación con los Mohedano y sacará a la luz secretos inconfesables.

Llega el momento de ajustar cuentas con su familia más mediática y más de uno quedará en evidencia. «Volveremos al salseo» afirmaba David Valldeperas con ganas de ver la segunda parte.