Fotografía de Belén Esteban en un aeropuerto

Belén Esteban se deja ver tras la bronca en Sálvame y elige el peor look que se recuerda

La de Paracuellos lo está pasando francamente mal y no ha ido a 'Telecinco' todavía

No es un secreto que Belén Esteban no está atravesando su mejor momento. La madre de Andrea Janeiro está triste tras la gran bronca que protagonizó con su compañero de programa Jorge Javier Vázquez en ‘Sálvame’ a comienzos de semana. Tanto es así que hasta su vestuario refleja el desánimo de la de Paracuellos que se ha vuelto a quedar helada con el comportamiento del quien considera su amigo del alma.

Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez se enzarzaron en una trifulca que terminó con la ‘princesa del pueblo’ abandonando el plató de ‘Sálvame’. El motivo de la discusión fue un meme que el presentador estrella de ‘Telecinco’ enseñó a otro compañero mientras la de Paracuellos se daba cuenta y criticaba la actitud del presentador.

A raíz de eso las cosas fueron poniéndose feas y Jorge Javier Vázquez soltó lo más grande por su boca, dejando a su compañera totalmente por los suelos. Cabizbaja y con los ojos vidriosos, Belén Esteban abandonaba el plató de ‘Sálvame’.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Desde entonces la ‘princesa del pueblo’ lo está pasando mal. Y es que a esta nueva trifulca entre ambos hay que sumarle la anterior bronca que protagonizaron la colaboradora de ‘Sálvame’ y su amigo por culpa de la pandemia, que ya los distanció un tiempo.

A pesar de todo, la vida debe continuar. La colaboradora de ‘Sálvame’ no ha ido ha sido a ‘Telecinco’ desde la monumental bronca y está aprovechando para hacer recados en las inmediaciones de su casa en Paracuellos del Jarama. Quizá esta sea su forma de distraer la mente y olvidar poco a poco todo lo sucedido en el plató de ‘Telecinco’.

Un look poco acertado

Belén Esteban se caracteriza por ser una persona alegre a la poco le importan las críticas, pero cuando vienen de su entorno más cercano le duelen como si le clavasen un puñal por la espalda. Por eso no es de extrañar que este jueves por la mañana haya llevado  a su mascota al veterinario con un semblante de lo más serio, reflejo de la situación que le está tocando vivir tras el desencuentro con su compañero de programa.

No obstante, lo que más ha llamado la atención de su visita a la clínica veterinaria no ha sido eso, sino su look. Belén Esteban ha elegido un vestuario de lo más cómodo, pero poco acertado para salir a la calle. En él se reflejaba su tristeza y es que la de Paracuellos no solo lleva la procesión por dentro.

Con el pelo suelto y sus gafas de sol oscuras  tamaño XXL, la ‘princesa del pueblo’  ha salido a la calle  vestida con una camisa de cuadros roja y negra poco afortunada y unos pantalones negros tipo chándal de los 80 con una franja blanca en los laterales, que no combinaban demasiado. A este improvisado look, que bien podría haberse guardado para estar por casa, la madre de Andrea Janeiro ha añadido unas deportivas del velcro blancas con tonos rojos, negros dorados y unos calcetines grises, que se veían enteros.

Belén Esteban saliendo del veterinario con su perro Noah
Belén Esteban saliendo del veterinario con su perro Noah | GTRES

Desde luego la imagen de esta mañana de la colaboradora dejaba mucho que desear. Aunque no es una ‘it girl’, suele ir algo más conjuntada cuando habitualmente sale a la calle.

Después de un rato, la colaboradora de televisión ha regresado a por su perrita, Noah, un bichón maltés monísimo. De la clínica ha salido con el mismo semblante serio que antes y con su mascota en brazos. Parece que la discusión con Jorge Javier Vázquez la ha dejado completamente desolada y la de Paracuellos se ha refugiado en Noah, a quien adora y seguro le saca alguna que otra sonrisa en estos momentos de bajón.