Belén Esteban en el plató de 'Sálvame'

La noticia que pone a Belén Esteban sin trabajo y fuera de Telecinco

La de Paracuellos no está pasando por su mejor momento y sus últimas decisiones la han vuelto a situar en el punto de mira

Belén Esteban tiene una alta capacidad para reinventarse. Así lo ha demostrado durante veinte años y desde que huyó de Ambiciones con su hija en brazos. Desde entonces ha sabido encontrar su lugar en televisión, primero aireando los problemas y trapos sucios de su relación con Jesulín de Ubrique y con el clan familiar de Humberto Janeiro y compañía y más tarde con voz propia y convertida en reclamo televisivo por si misma.

No obstante, los años van pasando y a pesar de que sus apariciones en ´Sálvame'  - conocidas como 'belenazos' - siguen cosechando buenos datos de audiencia, la estrella de la Esteban se va apagando lentamente por varios motivos.

En primer lugar, su día a día ya no es lo que era. Belén se ha tranquilizado y su vida se ha estabilizado. Atrás quedan las idas y venidas con sus parejas, las eternas peleas a grito pelado en los platós con cualquier colaborador que le llevara la contraria y su vida de excesos y altibajos emocionales.

Ahora Belén está felizmente casada con Miguel Marcos, Andreíta ya es toda una mujer que ha levantado el vuelo y su conflicto con su expresesentante, Toño Sanchís, ya está del todo resuelto. Además, económicamente también lo tiene todo mucho más encarrilado y no necesita ya tanto dinero para vivir.

¿Qué le queda a Belén? Discursos como el de hace unas semanas en 'Sábado Deluxe' criticando la gestión de la pandemia de coronavirus para recordar a la audiencia que sigue siendo la princesa del pueblo y algún que otro posado en bañador en las revistas explicando que sigue intentando ser madre. Poco más.

En Telecinco lo saben y ya hace tiempo que están haciendo cábalas sobre el papel de Belén Esteban y su tirón televisivo. Tiene plaza fija en 'Sálvame´,  - más por formar parte del núcleo original que por el interés que despierta actualmente - pero el largo confinamiento de Belén Esteban este 2020 ha supuesto un antes y un después en sus perspectivas laborales. 

Está cansada y se nota. Cada vez le cuesta más generar noticias y las de los demás no le interesan demasiado.

Así como otros colaboradores como Kiko Hernández, Kiko Matamoros o Lydia Lozano se meten en el fango de la actualidad, buscan información y se esfuerzan por generar contenido, polémicas y lo que haga falta, Belén Esteban llega, se sienta, habla cuando le interesa, cobra y se va.

Y Paolo Vasile, lógicamente, va tomando nota.

El fallecimiento de Humberto Janeiro y el papel de Belén Esteban

Una de las últimas 'oportunidades' para generar polémica ha sido el triste fallecimiento de Humberto Janeiro y todos los frentes que la noticia supone para Belén Esteban.

La fría relación de su hija Andrea con su familia paterna, el papel de Belén con su ex, con su exsuegra Carmen Bazán o su posicionamiento público al respecto eran algo que, en otro momento, se hubiese podido alargar varias semanas en la parrilla televisiva de Telecinco. Incluso hubiese podido ser el tema del verano.

Belén ha preferido mantener un perfil bajo, zanjarlo todo en un día (o dos) y a otra cosa.

Y así desde hace ya unos meses, con todo. Esta actitud y un desgaste evidente después de tantos años y batallas televisivas parece que acercan a Belén al final de su carrera en la pequeña pantalla.

Fuera de Telecinco, poco recorrido posible tiene y con las redes sociales y las nuevas tecnologías parece que no termina de encajar, más allá de un perfil en Instagram que alguien le gestiona y que utiliza únicamente para 'vender' productos sin demasiado éxito.

¿Rosa Benito o Raquel Bollo marcarán el camino a Belén Esteban?

Veremos qué le depara el futuro y si realmente vuelve a dar un giro de guión y nos sorprende a todos como tantas veces ha hecho o seguirá el camino de compañeras como Rosa Benito o Raquel Bollo.

Ellas optaron en su momento por pasar a un segundo plano y abandonar 'Sálvame' antes de que el programa acabara perjudicando más su imagen o de que Paolo Vasile les diera el finiquito definitivo.