Fotografía de Belén Esteban en un aeropuerto

Belén Esteban rompe a llorar y carga contra el gobierno por la gestión de la pandemia

La colaboradora pide que se acelere la vacunación y se contrate más personal sanitario

Belén Esteban  ha vivido muy de cerca la pandemia que aún no hemos podido dejar atrás. La colaboradora forma parte del grupo de riesgo, pues su diabetes le impidió salir de casa y realizar con normalidad sus tareas profesionales, que fueron substituidas por conexiones en directo desde su cocina, dónde realizaba recetas para los espectadores de 'Sálvame'. Por si esto fuera poco, su actual marido Miguel  es sanitario y durante todos estos meses han tenido que convivir por separado para no exponerse mutuamente.

La colaboradora hoy ha vuelto a estallar por culpa de la pandemia y se ha puesto a llorar cuando los colaboradores hablaban de la celebración de fin de año. Aunque la colaboradora ha podido estar acompañada de su hija y de su marido, su mesa ha tenido una gran ausencia, la de su madre y que debido a su edad no ha podido acompañar a sus allegados en dicha celebración.

Entre lágrimas, Belén contaba que ha sido un año muy triste que ha acabado con un fin de año de ausencias, dirigiéndose a su madre diciéndole que todo esto estaba a punto de acabar y que muy pronto podrían reencontrarse para abrazarse y recuperar todo el tiempo perdido. Pues por todos es sabido que la tertuliana tiene un nexo de unión muy fuerte con su madre y más dese que falleció su padre, un golpe que destrozó por completo a la estrella de Telecinco y del que aún se recupera.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Por si esto fuera poco y como ya ha hecho en otras ocasiones, se ha alzado como la voz del pueblo, pidiendo primeramente responsabilidad a todo el mundo, refiriéndose a las fiestas ilegales que se han celebrado, intentando concienciar a la gente de la importancia que tiene seguir las restricciones y no contribuir a que la curva siga subiendo.

Su mensaje no ha acabado aquí y ha proseguido dirigiéndose a los políticos, pidiendo que se acelere la vacunación para todo el mundo y sobre todo, entre todos aquellos entornos que más lo necesitan. La colaboradora considera que no se entiende que los políticos pidiesen celeridad a los investigadores para desarrollar la vacuna y que ahora que ya la tenemos en tiempo récord, que no se esté suministrando.

Belén Esteban se defiende de las acusaciones de Rafa Mora

La colaboradora también ha pedido a las autoridades sanitarias que se contraten a más médicos e enfermeras para poder realizar la vacunación masiva. Pues cree que hay muchos sanitarios en paro y que podrían estar en activo para poder completar cuanto antes la ronda de la primera vacunación.

Belén también ha querido animar a su amiga y compañera Mila Ximénez, diciéndole que muy pronto podría reencontrarse con sus nietos y con su hija. Además, aseguraba que cuando todo esto pase realizará una fiesta en una conocida discoteca madrileña, dónde invitará a todos sus compañeros, pero también, a todos los familiares de estos y que han vivido la pandemia lejos de los televisivos.

Esto no ha sido lo único que ha dicho la tertuliana. También ha querido dirigirse a su compañero  Rafa Mora. Según parece, el valenciano ha declarado públicamente que se tenía que reconocer el trabajo de todos aquellos que han estado al pie del cañón durante la pandemia, acudiendo a su puesto de trabajo.

La colaboradora cree que Mora no ha sido justa y a aclaro que si ella ha estado en casa durante estos meses ha sido porque sus jefes se lo han pedido, evitando así exponerla y agravar la complicada situación que ya se estaba viviendo en ese momento.

Otros colaboradores como Mila Ximénez o Kiko Hernández se han sumado a este mensaje, con Hernández afirmando que él pidió no acudir a trabajar por el miedo que le suponía el salir de casa, algo que se le respetó y que le permitió volver a su silla una vez la situación mejoró.