Fotografía de Belén Esteban en un aeropuerto

La amenaza en directo de Belén Esteban que dejó muda a su hija, Andrea Janeiro

La colaboradora ha sido muy clara durante la versión del domingo de 'Sábado Deluxe'

Belén Esteban y su hija, Andrea Janeiro, han cobrado protagonismo estos días sin querer. Todo ha sucedido porque María José Campanario, esposa de Jesulín de Ubrique, que es el padre de la citada joven, ha arremetido contra ellas. En concreto, ha usado las redes sociales para insultar y 'amenazar' a la colaboradora de 'Sálvame'.

La afectada respondió a esas palabras en 'Sábado Deluxe' y tras estas se ha conocido la opinión de la mujer del torero. Al parecer, no se arrepiente y estaría dispuesta a desvelar información de la de San Blas. Por ese motivo, esta ha lanzado una clara advertencia a aquella.

Continúa la 'guerra'

Como hemos mencionado, María José Campanario, como se desveló ayer en 'Viva la vida', no se arrepiente de las declaraciones que realizó sobre Belén Esteban. Esa circunstancia ha enfadado a la 'princesa del pueblo'.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

No obstante, también le ha molestado enormemente que la esposa de Jesulín esté dejando caer que un exnovio de la colaboradora podría hablar. En concreto, que podría contar algo muy fuerte de esa que ocurrió dos décadas atrás.

Ante esa información, la de San Blas se ha mostrado dispuesta a tomar medidas. Así es como ha aparecido en la edición de domingo de 'Sábado Deluxe'.

Exactamente, Belén se ha dirigido a la cámara y ha lanzado una clara advertencia: «Decid lo que estáis insinuando. Si queréis sacar mierda mía de hace 21 años, sacarla, porque yo sé lo que tú y el otro queréis. No voy a entrar en nada, pero como yo oiga lo que queréis contar, cojo el teléfono y demando a todo Dios, a todo programa, productora y cadenas».

Otra advertencia de Esteban

Sin embargo, esa no ha sido la única advertencia de la colaboradora. La misma también ha aprovechado el directo para indicar a María José Campanario algo más. Le ha dicho que si esa empieza a 'sacar mierda', ella no dudará en tomar otras medidas.

¿Qué medidas? Fundamentalmente desvelará información que tiene en su teléfono y que no dejaría en buen lugar ni a Jesulín ni tampoco a su mujer. Al respecto ha indicado: «Lo de mi móvil solo lo sabemos tres personas: mi marido, mi hija y yo. Si veo que mueven ficha, lo tendré que hacer».

En este punto los demás colaboradores han querido conocer esos datos a los que se refiere, pero Belén Esteban no los ha revelado. Eso sí, ha dicho: «No lo voy a decir y vais a intentar sacarlo, pero no lo voy a decir. No digáis 'me he enterado' porque es imposible. Solo lo sabe mi núcleo familiar, mi hija, mi marido y yo».

María Patiño descubre la información del móvil

La de San Blas se ha negado en todo momento a desvelar la 'bomba' que esconde en su teléfono. No obstante, al final ha acabado cediendo para que uno de sus compañeros pudiera leer la misma. Y la afortunada ha sido María Patiño.

La periodista ha leído lo que le ha mostrado Esteban y se ha quedado estupefacta ante los datos a los que ha tenido acceso. Tras ese instante de perplejidad ha manifestado: «Aunque yo me enfade con Belén, que espero que no pase, lo que he visto no lo voy a contar jamás. Pero, te voy a decir una cosa Belén, (…) Tienes ahora la capacidad de contar hasta diez, pero no me imaginé que tenías esa capacidad de autocontrol».

Asimismo no ha dudado en añadir: «Te doy la enhorabuena por ello, porque lo más doloroso que puede haber es eso. Te juro que yo...». En ese momento, la colaboradora ha interrumpido para indicar: «Tengo la capacidad de autocontrol por ella», aludiendo así a su hija Andrea Janeiro.

Para finalizar el asunto, Patiño ha comentado con lágrimas en los ojos: «Estoy emocionada porque para mí lo que vas duele es un hijo y yo, conociendo como es ella de vehemente y visceral, tengo que decir que me pongo de rodillas. Yo creo humildemente que no hubiese sido capaz de controlarme tanto».

Ante eso, Belén ha dicho: «¿Sabes qué es lo peor? Que todos lo sabían y nadie defiende, pero yo sí. Y los gritos en casa de cada uno, porque esto (la información que hay en el móvil) es una vergüenza».