Mila Ximénez, emocionada, se lleva una mano a los ojos

La angustia de Mila Ximénez por su enfermedad en pleno temporal Filomena

La colaboradora tuvo que ser tranquilizada por Kiko Matamoros

La gran nevada provocada por la borrasca Filomena ha obligado a muchos ciudadanos a cambiar sus planes. El pasado fin de semana se vivió una de las jornadas más complicadas, especialmente en la Comunidad de Madrid. Muchos madrileños fueron sorprendidos en sus puestos de trabajo cuando el viernes la nieve comenzó a colapsar las carreteras.

No fue hasta el domingo cuando poco a poco la Unidad Militar de Emergencias consiguió limpiar las principales vías de acceso en un intento de volver a la normalidad. Una nevada histórica que quedará en el recuerdo de todos y que provocó que hasta la parrilla televisiva se viera afectada. Muchos colaboradores de televisión no pudieron regresar a su puesto de trabajo y como consecuencia hubo cambios significativos.

La angustia vivida por Mila Ximénez

Sin duda, ver que el sábado por la noche no se emitía 'Sábado Deluxe' fue una de las cosas que más llamó la atención de los espectadores. En su lugar, 'Viva la vida' tuvo que tomar el relevo debido a que  tanto Jorge Javier como los colaboradores e invitados no pudieron acceder a las instalaciones de Mediaset.

El viernes por la tarde se mascaba el nerviosismo entre los colaboradores de 'Sálvame'. Eran sobre las 20.30 de la tarde cuando algunos se ponían en contacto con sus familiares y seguían atentos las últimas informaciones sobre la borrasca temiendo no poder llegar a sus domicilios. «La Castellana está cerrada» informaba Lydia Lozano. «No me digas eso Lydia que yo tengo que ir por ahí» se preocupaba Mila Ximénez.

La angustia iba en aumento y al finalizar el programa todos se dispusieron a abandonar Mediaset en diferentes medios de transporte. Mila Ximénez y Kiko Matamoros compartieron taxi y el colaborador fue testigo del terror que su compañera estaba sintiendo ante la situación. Él mismo contó en 'Viva la vida' cómo tuvo que tranquilizar a Mila.

«Salimos el viernes de 'Sálvame' y nos fuimos en taxi Mila y yo. Fue un trayecto complicado, yo tardé más de dos horas en llegar a mi casa. Mila estaba muy nerviosa y desde aquí le mando un beso. Pasamos por zonas que estaban vírgenes, por las que nunca había pasado nadie... hasta que por fin llegamos a la Plaza de Castilla» explicaba Matamoros.

Mila se viene abajo

Mila Ximénez no está atravesando su mejor momento personal. Su lucha contra el cáncer que padece, la pandemia y el tener que estar alejada de su hija y nietos, han hecho que la colaboradora sea incapaz de afrontar las dificultades que puedan aparecer en su camino. Cualquier imprevisto le genera una tremenda angustia y la nevada fue la gota que colmó el vaso.

«Lo pasó muy mal. Le dije que no se preocupara, que tengo hijos y amigos que tienen 4x4 y vienen a buscarnos si hace falta» contaba Kiko sobre lo vivido con Mila. Por fortuna, tanto Kiko como Mila pudieron regresar a su casa sanos y salvos. Cosa que no pudieron hacer algunos colaboradores que tuvieron que quedarse en un hotel.

Así fue el caso de Chelo García Cortés quien tuvo que hospedarse en un hotel cercano a las instalaciones de Mediaset y contó lo vivido tras el programa del viernes. «Ayer fue realmente un caos, llegaban los taxis a la sede de Telecinco, pero no llevaban cadenas y pasaban de nosotros» contaba la periodista que también señaló cómo lo vivieron el resto de colaboradoras entre las que se encontraba Mila Ximénez.

«Hay un momento de situación crítica, tenemos compañeras como Lydia, como Gema, como Belén Esteban, como Mila que lo han pasado muy mal para llegar a casa» relataba Chelo al ver cómo sus compañeras vivían con angustia lo ocurrido.