Plano de Anabel Pantoja con el brajo extendido y sonriente

Inadmisible: Anabel Pantoja pide el despido de Kiko Matamoros para seguir en 'Sálvame'

El programa ha concedido tres deseos a la sobrina de Isabel Pantoja para que no abandone el programa

Ayer fue sin lugar a duda la tarde más complicada de Anabel Pantoja, desde que llegase hace años al universo  'Sálvame'. La colaboradora ya no se muestra tan divertida como hace años y su espontaneidad ya es una característica del pasado. Las últimas guerras entre miembros de su familia han hecho que Anabel haya tenido que protagonizar tensos momentos con sus compañeros de 'Sálvame', intentando evitar dar datos de su tía  Isabel Pantoja y su primo Kiko Rivera.

Sabiendo perfectamente que eso le estaba jugando en contra, pues no estaba dando el máximo de ella y por lo tanto, estaba faltando a su profesionalidad en el programa.

Esto hizo que la colaboradora decidiese refugiarse en su casa de Gran Canaria, usando como pretexto el confinamiento y alargándolo con una pequeña lesión su baja para no tener que reencontrarse con sus compañeros y que no dejaban de echarle en cara su falta de profesionalidad. Sin embargo a estos no les faltaba razón, pues la colaboradora cogió por norma el quejarse si se retrasaba su conexión e incluso, si se le pedía que participase más días de los que ella tenía previsto.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Por todos es recordado cuando llegó a quejarse por tener que hacer una conexión des del comedor de su casa a cambio de seiscientos euros. Ante esto, los espectadores la lapidaron al creer que estaba siendo injusta y muy poco realista si lo comparamos con los trabajos y los salarios de la gente que no trabaja en el medio.

La tarde de ayer se le giró a la colaboradora y estuvo al borde de abandonar definitivamente al programa, después de escuchar por boca de sus compañeros que consideraban que era una vaga, poco profesional y que no era nada agradecida con la oportunidad que se le estaba dando en televisión.

Por si esto fuese poco, llegó a verbalizar que  Kiko Matamoros le estaba haciendo bullying y que ya no lo iba a soportar más. También sus jefes llegaron ayer a verbalizar que muchas veces la llamaban para trabajar cuando ya no había más colaboradores que pudiesen hacerlo, dejando muy claro que es el segundo plato durante muchas tardes.

Ante esto, Anabel se plantó y dijo que ya no lo iba a permitir más. Para ello, recogió sus cosas, se quitó el micrófono y afirmó que el programa le daba asco. La joven quería romper con el programa, volver a Canarias y empezar allí una vida alejada de las polémicas y lejos de la pequeña pantalla.

Anabel vuelve a 'Sálvame' pero con condiciones

El programa le ha presentado a Anabel a un genio muy especial y que se ha encarnado en el cuerpo de Kiko Matamoros. Este llegaba al programa para conceder a la joven tres deseos. Unos deseos que la colaboradora tenía que pensar muy bien, pero que no ha tardado demasiado en verbalizar.

El primero de ellos ha sido que le concentren sus colaboraciones en el programa los lunes y los martes para así poder estar el resto de la semana en Canarias, el sitio en el que reside junto a su novio Omar y con el que tiene además, una academia de surf.

Este deseo ha sido concedido, al igual que el deseo en el que pedía bajar diez quilos, unos quilos que han sido simbólicos, representados con un saco de diez quilos y que ha bajado de un armario. Pero atención, el último deseo ha sido el más dañino y no ha tenido ni el más mínimo problema en solicitarlo.

Ha pedido que los días que ella trabaje no acuda al programa Kiko Matamoros, una solicitud que claramente atenta contra su compañero, privándolo de poder trabajar y ganar así su sueldo íntegro. Esta solicitud ha sido denegada, puesto que Matamoros acostumbra a trabajar cada día de la semana y no quiere perderlos por la comodidad de Anabel.