Plano de Anabel Pantoja con el brajo extendido y sonriente

Anabel Pantoja estalla contra 'Sálvame': «Queréis j*derme todos los negocios»

El programa ha contratado a un tasador de joyas para demostrar que las joyas que vende son de muy mala calidad

Anabel Pantoja  pidió un deseo a sus jefes de  'Sálvame'  y Telecinco, quería trabajar solamente los lunes y los martes y estos por sorpresa de todos, aceptaron la solicitud de la colaboradora. Sin embargo, esto ha llevado asociada una contraprestación muy dura y que ahora la joven tiene que acarrear en cada una de las intervenciones que hace en el programa. Los directores han encontrado la manera de sacar provecho de Anabel, aunque esto comporte sacarla de sus casillas.

El programa ha convertido en habitual sacar los trapos sucios de los negocios que tiene la tertuliana fuera de la televisión. Por este lugar han pasado su línea de joyas, los bañadores y otros productos que promociona repetidamente en sus redes sociales y en las que ya acumula más de un millón de seguidores. Esto hizo que acabara discutiendo con su buena amiga Belén Esteban por culpa de la empresa de joyas y que habría obligado a tensar la cuerda entre las dos polemistas de Telecinco.

Hoy este juego ha seguido con un invitado sorpresa que ha traído el programa. Se trata de un reputado tasador de joyas y que viene a hacer un trabajo fundamental para que acabemos conociendo la verdadera línea ética de la sobrina de Isabel Pantoja. El objetivo del tasador es valorar algunas de las joyas de Anabel y compararlas con unas de muy parecidas y que se pueden comprar en una web de bisutería barata.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Recordemos que Miguel Frigenti publicó un reportaje en el que destapaba a su compañera, indicando que estaba vendiendo las mismas joyas que se pueden encontrar en Aliexpress, por un valor mucho menor a los que le ofrece la colaboradora. Concretamente, Anabel está vendiendo joyas por cincuenta euros, cuando realmente se pueden encontrar por seis o siete euros.

Ante esto, la colaboradora se ha defendido diciendo que no son los mismos e incluso, ha ido más allá, afirmando que estas webs la están copiando y que se empeñan en recrear sus joyas para venderlas por un precio muy inferior. Lo mismo y siempre según su testimonio, habría pasado con la línea de bañadores que sacó hace algún verano.

A la espera de que conozcamos los resultados del peritaje, Anabel ha estallado en contra del programa y que a la vez, es la empresa que le está dando de comer. La colaboradora ha afirmado que el objetivo del programa es hundirle todos los negocios y lo peor de todo es que lo están consiguiendo.

Ya se ha convertido en habitual ver a la colaboradora abandonar el plató, afirmando que ya no quiere seguir en el programa y recogiendo sus cosas para huir y no volver jamás. Sin embargo, todo quedan en intentos fallidos y acaba apareciendo el día siguiente para seguir desarrollando su función.

Anabel llama inútiles a los directores del programa

A pocos minutos de las nueve de la noche, Jorge Javier Vázquez ha dado paso al tasador de joyas para que desvelara los resultados de su informe. Para poder llevar a cabo la comparativa entre las joyas de Anabel y las de la marca china, han utilizado un anillo con una cruz, algo que le ha extrañado a la colaboradora, alegando que esta pieza nunca ha formado parte de su línea.

Tanto ha sido su enfado que ha acabado llamando inútiles a los directores del programa y también a los redactores que se han encargado de levar a cabo este trabajo. Unas palabras que lógicamente han molestado mucho al director del programa, David Valldeperas y que le ha pedido a la colaboradora que no se extralimitase, recordándole que a ella nadie le habla así.

Finalmente, el profesional de las joyas ha acabado declarando que los dos ejemplares son de la misma calidad, una calidad baja, pero que se entiende por el precio que se venden en Aliexpress y no por los importes en los que los ofrece la tertuliana.