Anabel Pantoja en bikini en la playa

Anabel Pantoja empeora y tiene que regresar al hospital: 'Estoy fatal'

La sobrina de Isabel ha pasado una noche muy complicada

Anabel Pantoja está atravesando por un momento bastante delicado, pues no logra solucionar los problemas con su familia. Por otro lado, los espectadores le han dado la espalda a su novio y ha tenido que regresar de Honduras.  

La pareja tenía ilusión de hacer dinero en la pequeña pantalla para empezar una nueva vida alejada de los focos. La sevillana necesita un respiro más que nunca porque debe buscar solución para varios conflictos.  

Cuando estalló la guerra por Cantora, finca que Paquirri dejó en herencia a su mujer y a su hijo, ella no quiso tomar partido por ninguno de los dos bandos. Ahora se ha visto marginada por ambas partes: una no responde sus llamadas y el otro se niega a mantener una conversación.  

Por si todo esto fuera poco, su estado de salud le ha dado un buen susto y ha tenido que ir al hospital de urgencia. Hace unos días explicó que tenía fuertes dolores en la garganta, así que decidió pedir ayuda a los especialistas. 

“Llevaba dos días mala, con mocos y tal. Amanecí afónica, sin poder hablar”, declaró en su cuenta de Instagram.  

Quiso tranquilizar a sus seguidores asegurando que no era “nada grave”, aunque las últimas informaciones hacen pensar lo contrario. La sobrinísima ha regresado a su centro médico bastante preocupada, pues no logra recomponerse del bache.  

Los especialistas le han diagnosticado faringitis aguda y parece que todavía tendrá que luchar contra la enfermedad durante un tiempo. Recientemente ha concedido unas declaraciones en sus redes sociales para explicar cómo se encontraba.  

“He pasado una de las peores noches de mi vida”, comenta sin ningún pudor. Hay quien ha puesto en duda estas palabras, pues hace unos días organizó una fiesta para celebrar que su novio había terminado Supervivientes 2021.  

La colaboradora celebra una fiesta y le llueven las críticas 

La prima de Chabelita se ha visto obligada a dar ciertas explicaciones. Al parecer, se recuperó muy bien de su primer ingreso hospitalario, pero al cabo de unos días volvió a encontrarse mal.  

“No tengo fiebre, pero he vomitado. No he podido parar de toser, tengo escalofríos y sudores”, comenta al respecto.  

“Estoy fatal”, asegura después de las críticas. Parece que sus quejas han sembrado un gran revuelo, pues nadie entiende cómo hace una fiesta un día y al siguiente está tan perjudicada.  

“Pensaba que iba a mejor, pero el viento de aquí y la emoción”, argumenta. Según ha contado, dejó atrás la enfermedad, aunque ha recaído cuando menos se lo esperaba.  

“Ayer terminé mi tratamiento de antibiótico, confié en mi salud y ahora estoy peor. Irresponsable”, escribe en una fotografía que ha compartido con sus fans.  

Mientras tanto, Kiko Rivera se mantiene firme en su postura: no volverá hablar con ella hasta que no rectifique su comportamiento. Según el entorno del DJ, Anabel filtra cierta información que no beneficia a ningún miembro de su familia.  

Sin embargo, los colaboradores de Sálvameniegan que la sevillana actúe de esta forma. Siempre ha defendido a los Pantoja cuando lo han necesitado y jamás ha hecho nada que pudiera perjudicarlos. 

Resulta difícil de creer que no le facilité ningún dato a sus compañeros y sí lo haga con periodistas a los que no conoce. Existe la posibilidad de que el marido de Irene Rosales sienta ciertos celos de su prima, pues ella todavía mantiene contacto con la tonadillera.  

También hay que tener en cuenta que la joven se ha ganado el cariño del público y tiene mucho protagonismo en televisión. Se ha convertido en un personaje con entidad propia, pues ya no necesita a nadie para convertirse en noticia.