Anabel Pantoja se toca la oreja

Anabel Pantoja acaba el año ingresada de urgencia por un delicado problema de salud

La colaboradora no ha acabado de recuperarse de una lesión que de nuevo recibe otro mazazo

A pesar de que Anabel Pantoja lleva meses sin acudir presencialmente a su puesto de trabajo en 'Sálvame' y Telecinco, la sobrina de  Isabel Pantoja no deja de estar de actualidad y aunque sea por motivos muy desagradables, no hay tarde en la que no se hable de ella en el corrillo de  Jorge Javier Vázquez. Cuando se declaró el primer estado de alarma, Anabel se confinó en su casa de Gran Canaria, impidiendo así poder acudir a Madrid para poder llevar a cabo su trabajo en televisión.

El programa le propuso una alternativa y acabó realizando conexiones y secciones a través de videollamadas, unas intervenciones que se han dilatado en el tiempo por nuevos imprevistos que ha sufrido la colaboradora y que la han obligado a modificar sus rutinas diarias. Anabel se lesionó un tobillo y como consecuencia no podía prácticamente andar y se desplazaba con muletas. Esto de nuevo le impidió poder viajar sola en avión y moverse con libertad.

Ahora, casi medio año después y cuando creíamos que su vuelta a la televisión estaba muy cerca, parece que aún tendremos que esperar un tiempo más. Carlota Corredera  trasladaba hoy a los espectadores de 'Sálvame' que la joven había sido ingresada de urgencia en un centro hospitalario.

Todos sus compañeros han creído en un primer momento que su ingreso podía guardar relación con su lesión física pero no. El motivo es totalmente ajeno y muy preocupante para la interesada. Según parece, la colaboradora lleva días sin poder ir de vientre y esto le ha provocado un gran malestar en el abdomen que la han llevado a permanecer en el hospital de Gran Canaria para que los facultativos puedan seguir de cerca su evolución.

Aunque la colaboradora se lo ha tomado con humor y ha subido una fotografía en su habitación, indicando que estaba sufriendo un «pantoatasco», los médicos se lo han tomado con menos risas y han sido muy severos con su pronóstico. Si la colaboradora no evacua en un plazo de 72 horas, tendrá que ser intervenida vía quirófano.

La colaboradora podría pasar la Nochevieja en una habitación de hospital

Si hacemos cálculos, veremos que estas 72 horas incluyen la noche de mañana, día 31 de diciembre. De este modo, se activa una cuentra atrás para la colaboradora. Si no logra hacer de vientre a lo largo de esta noche o en el día de mañana, se verá obligada a pasar el fin de año ingresada en el hospital y privada de estar con los suyos, pues la normativa covid impide que pueda estar acompañada por familiares y/o amigos.

Las malas lenguas han apuntado a que quizás la colaboradora estaba fingiendo estar enferma para prolongar en el tiempo su vuelta al plató de 'Sálvame'. Recordemos que ella misma ha declarado en más de una ocasión que no le apetece reincorporarse. El motivo no sería otro que su miedo a enfrentarse a sus compañeros cuando se traten temas referidos a su familia y que sigue estando de máxima actualidad.

El tiempo se agota y puede que también la paciencia de los responsables de 'Sálvame'. La colaboradora es la única que no ha regresado después de la pandemia y sus conexiones desde casa se realizaban como medida momentánea, es por esto que quizás pronto el consejo de volver se convierte en una orden y si no se acata, podría suponer el adiós de la colaboradora en las filas del exitoso programa de Mediaset.

Recordemos que antes de la pandemia la colaboradora no estaba pasando sus mejores tardes y ya estaba encima de la mesa su despido del programa. Incluso, algunos medios apuntaban a que la cúpula de 'Sálvame' no tenía entre sus planes renovar sus condiciones y que se habría llegado a un preacuerdo con ella para que solamente participase en el programa cuando se tratasen temas vinculados a su familia.

Finalmente Anabel no perdió su silla, algo que podría acabar pasando si no se incorpora con celeridad y deja atrás sus miedos.