Kiko Matamoros con Marta López

La adicción de Kiko Matamoros que ha compartido con otros de Sálvame

El colaborador se sometía al polígrafo y desvelaba su mayor secreto

Kiko Matamoros se sometió el pasado domingo 17 de enero, a uno de sus polígrafos más íntimos. El colaborador de 'Sálvame' compartió con sus compañeros y con la audiencia la adicción que lleva años en su vida y que, a día de hoy, todavía sigue manteniendo. La entrevista de Kiko Matamoros prometía ser de lo más desgarradora cuando el día anterior ya dejó caer un episodio que a punto estuvo de costarle la vida.

Kiko Matamoros: «Soy cocainómano desde los 15 años»

Todo comenzó cuando Jorge Javier Vázquez le preguntó directamente si creía que Makoke, su exmujer, esperaba que muriese pronto debido a sus excesos para así quedarse con su patrimonio. Kiko Matamoros aseguró sentirse «saturado» por todas las cosas que sobre él se dicen en las redes sociales y por las acusaciones que se han dejado caer del entorno de Javier Tudela, y rompía su silencio dando un paso al frente y confesando su adicción.

«Soy cocainómano desde los quince años» confesó ante sus compañeros. Matamoros explicó que esta adicción no le ha supuesto ningún problema en su vida aunque sí que le ha creado algún que otro problema legal. «En mi vida no he tenido nunca un problema grave con esta adicción. Probé la cocaína a los quince años y desde entonces no he dejado de consumir» contaba.

No fue hasta que conoció a su primera mujer, Marian Flores, cuando decidió bajar el ritmo: «Tuve un consumo desde el punto de vista médico bastante desaconsejable, pero cuando empecé con Marian Flores, que no era consumidora, levanté el pie. Durante esos 20 años, admito que no dejé de consumir, pero fue con mis amigos, cuando estaba en alguna fiesta y mientras ella no estaba» ha explicado Kiko sobre su etapa con la hermana de Mar Flores.

Con Makoke el consumo se convirtió en habitual

Kiko Matamoros admitió que cuando se separó de Marián y comenzó su relación con Makoke, el  «consumo de la cocaína era algo habitual». Aunque su adicción no llegó a afectarle en su vida, sí que condicionó sus relaciones íntimas: «En esa etapa, que fue muy larga, sí hice del consumo de la cocaína algo habitual. Como consecuencia, sucedieron episodios desagradables. Llegó a condicionar incluso mis relaciones sexuales: cuando no consumía, no me apetecía nada» ha revelado en su entrevista más sincera.

Sin embargo, cuando Makoke se quedó embarazada de su hija Ana, el colaborador de 'Sálvame' decidió dejar por un tiempo la cocaína e intentar llevar una vida más sana: «Tenía mucha ilusión por ver a mi hija sana y feliz, incluso dejé de fumar e intenté cuidarme mucho» aseguró añadiendo que estuvo «un año sin consumir».

Durante su intervención, Antonio David Flores quiso saber si Makoke también había consumido en alguna ocasión y, aunque Kiko no se mostró del todo contundente, sí que sus palabras dejaron claro cuál era el papel de su exmujer durante esos años: «No voy a señalar a nadie, pero creo que era voz populi. Lo que sí te puedo decir es que conmigo Makoke no aprendió nada».

Así es la vida de Kiko Matamoros en la actualidad

Después de romper su matrimonio con Makoke, Kiko Matamoros conoció a Marta López, su actual pareja. Sobre en qué punto se encuentra el colaborador en su adicción a la cocaína, el colaborador de 'Sálvame' parece que ya no consume de manera habitual. «Ella es anti todo esto. Es cierto que en alguna ocasión he consumido pero no compartido, con lo cual me he visto en una situación un tanto ridícula, porque si quieres estar bien con tu pareja, tenéis que estar los dos en la misma onda o es absurdo» ha explicado.

Matamoros asegura que estando con Marta solo consume delante de ella cuando hay amigos en casa, algo que a la influencer le molesta sobre manera: «Ella se cabrea, mira para otro lado y me da la brasa» contaba.

Sus hijos lo intuyen y no piensa en desintoxicarse

Después de confesar su adicción, los colaboradores quisieron saber si sus hijos eran conscientes del problema de su padre: «Lo saben y si no lo saben, lo intuyen, porque han sido muchos los mensajes que me han enviado diciéndome que me cuide» y añadía «ellos estaban preocupados hasta que empecé con Marta» aseguraba.

Sobre si alguna vez se había planteado la posibilidad de ingresar en algún centro de desintoxicación, Kiko Matamoros ha explicado que para él su adicción no representa ningún problema y que no ha pensado en pedir ayuda profesional. Según el colaborador tiene el «convencimiento» de que puede dejarlo cuando quiera.