Una voluntaria que ha probado la vacuna: 'Te dejará sin vida por un día'

Los ensayos clínicos de Moderna y Pfizer aseguran que los efectos secundarios son normales en los primeros días de vacunación

Plano de detalle de un profesional sanitario aplicando una vacuna en un paciente
Los voluntarios que ya han recibido la vacuna confiesan tener efectos secundarios | España Diario

Algunas de las vacunas contra el Covid-19 ya están siendo experimentadas por voluntarios. En la carrera sin frenos para la obtención del remedio contra la enfermedad, varios son los países que han acelerado sus investigaciones para ser los primeros. Pero las prisas no son buenas consejeras y los ciudadanos no ven con buenos ojos que en cuestión de meses ya se esté probando en humanos.

Los laboratorios de Moderna y Pfizer fueron de los primeros que inyectaron las primeras vacunas y ahora los voluntarios han desvelado cómo se sienten. Es de lo más normal experimentar síntomas secundarios en los ensayos clínicos. Los voluntarios que participaron en las vacunas contra el coronavirus admitieron haber padecido dolor de cabeza, fiebre y cansancio, síntomas que a priori no parecen graves pero que en algunos casos podrían ser preocupantes.

«La inyección te dejará sin vida por un día» confiesa una de las voluntarias de Moderna. Esta participante explicó que, en su caso, no tuvo fiebre pero sí un intenso dolor de cabeza que le afectó mucho hasta el punto de tener «dificultades para mantener la concentración». Un síntoma que solo le duró 24 horas tal y como relata en una entrevista para la cadena americana CNBC.

Parece ser que los síntomas secundarios tan solo son en las primeras horas de haber sido vacunado. Los ensayos de Moderna requieren de dos vacunas para conseguir una efectividad contra el virus. Otro de los participantes, Luke Hutchison, fue inyectado el pasado 18 de agosto y admite haber experimentado mareos y poca fiebre de una intensidad leve con la primera vacuna.

Pero para Hutchison la segunda dosis fue peor. «Sentí fuertes temblores, escalofríos, dolor de cabeza y falta de aire» explica. Estos síntomas le obligaron a permanecer en cama hasta pasadas 12 horas, cuando ya comenzó a sentirse mejor.

Algo más complicado fue para un voluntario que accedió a someterse al ensayo clínico de Pfizer, vacuna de Donald Trump quería aprobar este mes. Este participante confesó haber sentido unos fuertes escalofríos que llegaron a provocarle la pérdida de parte de un diente. Al igual que el estudio de Moderna, Pfizer también inyecta una segunda dosis y señala que sus efectos secundarios son de corta duración e intensidad leve.

Aunque la mayoría de los voluntarios han sufrido efectos secundarios, ninguno de ellos se arrepiente de haberse sometido al ensayo clínico y consideran que vale la pena pasar unas horas mal si con ello contribuyen a la lucha contra el Covid-19.


Comentarios

envía el comentario