Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS

Otro virus preocupa, y mucho, a la OMS por cómo está creciendo en Europa

Han lanzado un mensaje de alarma sobre su evolución por culpa del coronavirus

En los últimos meses, por desgracia, todos nos hemos tenido que acostumbrar a tener presente algo que seguramente no nos hubiéramos imaginado a principios de año: que un pequeño virus provocaría una pandemia mundial y que cambiaría nuestra forma de vivir y relacionarnos como si estuviéramos en una película. 

Pero claro esto ha hecho que la población deje de prestar atención a otro tipo de virus que siguen entre nosotros y que esto empiece a preocupar a las autoridades sanitarias como puede ser la Organización Mundial de la Salud. Esta lanzaba un mensaje de alerta sobre la evolución el pasado año en Europa de un virus que parece olvidado, pero que todavía es un gran problema sanitario: el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante como sabemos del sida. 

Y es que los datos que arrojaba la OMS en un informe sobre la presencia de VIH en el continente europeo eran alarmantes. Pese a que se supone que se tiene más conciencia y teórico acceso a las medidas de protección como los preservativos, en Europa hubo más de 136.000 nuevos contagiados de sida en 2019. Este dado podría implicar que está fallando la estrategia de detección a través de tests, según explicaba el organismo dependiente de la ONU. 

Muchos casos detectados con la enfermedad ya avanzada 

El informe muestra, pero, una situación muy diferente según en la parte del continente europeo en la que vivamos. Recoge como pese a tener la mayoría de habitantes, los países de la Unión Europea solo suponen un 20% de los casos. El resto se producen en el este de Europa y otros países fuera de la UE. Además mientras que en los primeros ha caído el número de infectados un 9% desde 2010, en el resto del continente ha aumentado un 19%. Dato que contrasta con la reducción a la mitad a escala global en la última década. 

Hay otra cifra que preocupa especialmente sobre la evolución del sida en nuestro continente. Y es que sorprende que un gran porcentaje de los casos diagnosticados se produzcan cuando la enfermedad ya está muy avanzada. Hasta el 53% se detectan cuando ya se encuentran en una fase tardía, es decir cuando el sistema inmune del contagiado ya presenta problemas y está empezando a fallar. Aun así esto posiblemente no se esté reflejando en la mortalidad gracias a la mejora de los tratamientos retrovirales. 

Eso sí parece obvio que algo está fallando en Europa. En el documento que han hecho conjuntamente la OMS y el Centro europeo de prevención y control de enfermedades (ECDC) destacan que las herramientas y estrategias para detectar los contagiados no están funcionando correctamente.

Explican que este diagnóstico tardío es mayor cuánto más avanzada es la edad del paciente. Por eso anima a centrarse en mejorar la prevención, la eficacia de los tests y que se pueda asegurar un rápido acceso a los infectados. 

¿Puede el coronavirus afectar a la evolución del sida?

Esta pregunta se la hacía el director de la oficina europea de la OMS, Hans Kluge, aunque reconocía que hoy en día ya no se puede hablar del sida como «una sentencia de muerte», gracias a la mejora de los tratamientos. 

Pese a todo hacía un llamamiento a no relajarse y a priorizar en los sistemas de salud el tratamiento y el diagnóstico de esta enfermedad para la que de momento sigue sin haber cura. «No podemos permitirle a la pandemia que nos robe un futuro libre de sida que está a nuestro alcance», afirmaba Kluge.