primer plano de las manos de una sanitaria manipulando una prueba pcr para el coronavirus

El vaticinio de la OMS sobre el futuro del coronavirus un año después de su aparición

El experto Mike Ryan advierte de que las vacunas no acabarán con el coronavirus y que hay que aprender a convivir con él

Hace un año que las autoridades chinas notificaron la aparición de un virus desconocido en la ciudad de Wuhan. Unos días después se secuenció el genoma y se confirmó que se trataba del SARS-CoV-2, una especie nueva de coronavirus que ya lleva 82 millones de contagios en todo el mundo y casi 2 millones de fallecidos. 

El coronavirus es ya una de las peores pandemias de la historia. La llegada de las vacunas ha sido una ventana de esperanza para una población cansada tras un año de confinamientos y restricciones. Pero la OMS ha lanzado una advertencia.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada vez es más probable que el coronavirus se convierta en endémico en humanos y algunos animales, y que no desaparezca con las vacunas. Así lo ha dicho el alto responsable de la OMS, Mike Ryan: «El escenario más probable es que se convierta en otro virus endémico».

Esto significa que el coronavirus no desaparecería, aunque supondría «un nivel muy bajo de amenaza en el contexto de un programa de vacunación», según el experto. Ryan cree que la existencia de una vacuna, incluso con una alta eficacia, «no es garantía de la erradicación de una enfermedad infecciosa».

La OMS confirma así una de las peores sospechas de la comunidad científica: que el nuevo coronavirus causante de la enfermedad Covid-19 puede no desaparecer nunca. Tampoco es nada extraña en los virus. Así sucede también con otros patógenos como el de la gripe, que siguen estando entre nosotros, aunque bajo control.

La observación de la naturaleza y el comportamiento del SARS-CoV-2 lleva a los científicos y a la OMS a pensar que la vacunación permitirá controlar su propagación, pero no desaparecerá. La prioridad, ahora, es conseguir que las sociedades recuperen su vida normal, ha dicho Ryan, y de ahí la importancia de la campaña de vacunación que ya está en marcha.

Dudas sobre la inmunidad

Otro especialista de la OMS, David Heymann, advierte que «el concepto de inmunidad de rebaño ha sido mal entendido». El experto en enfermedades infecciosas que dirigió la unidad de lucha contra el SARS en la OMS, dice que la idea de que la pandemia disminuirá si hay suficientes personas inmunizadas es errónea.

En su opinión, nadie puede predecir cómo evolucionará la inmunidad porque hay demasiadas cosas que aún se desconocen. Falta por saber, por ejemplo, la duración de la protección de las vacunas que han sido autorizadas. Por eso, coincide en el análisis de que «parece que el destino de este coronavirus es convertirse en endémico, como ha ocurrido con otros».

La predicción de este científico es que el coronavirus «continuará mutando en la medida en que se reproduzca en células humanas, especialmente en áreas de transmisión intensa». Heymann cree que el mundo podrá convivir con el nuevo coronavirus gracias a los avances en las estrategias de salud pública, pero «seguirá extendiéndose pese a las vacunas, los tratamientos y los test de diagnósticos».

El peligro de las mutaciones

El vaticinio de los expertos y de la autoridad sanitaria mundial llega al mismo tiempo que se extienden las nuevas variantes del coronavirus. La aparición de las nuevas cepas, en especial la del Reino Unido, ha sido un varapalo a la estrategia global de lucha contra la pandemia, y entre otras cosas pone en riesgo la eficacia de la campaña de vacunación en Europa.

Aún hay demasiadas incógnitas en torno al peligro real de la nueva cepa, pero los científicos advierten que si el coronavirus aumenta el ritmo de las mutaciones podría acabar escapando a los anticuerpos de las vacunas. Esto significa que haría falta cambiar contantemente la vacuna, como sucede con la gripe.

Los científicos y la OMS siguen investigando las nuevas cepas pero, a falta de conclusiones más sólidas, es evidente que las mutaciones del coronavirus suponen un nuevo reto en la lucha contra la pandemia. Lo cual viene a confirmar que no será tan sencillo volver a la normalidad y que a la larga la humanidad tendrá que aprender a convivir con esta y con otras pandemias.

Más pandemias en el futuro

El coronavirus ha supuesto uno de los mayores retos para la humanidad en las últimas décadas. Además de los esfuerzos de la ciencia por contener el virus, los expertos se han preguntado el por qué de la aparición de este patógeno, y más allá de algunas teorías de la conspiración, hay un cierto consenso sobre las razones de fondo: la ruptura del equilibrio del hombre con la naturaleza.

Al romperse los ecosistemas y el sistema de vida en el planeta, los virus han ganado terreno y se han acabado imponiendo. Esto lleva a los especialistas a pensar que después del coronavirus vendrás otras pandemias. Siempre ha sucedido así, y es mejor estar preparados.

También la OMS lo ha advertido últimamente. Fue su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien hace unos días advirtió que «la historia nos dice que esta no será la última pandemia». Por eso pidió más inversión en los sistemas de salud pública, y tener en cuenta la relación estrecha entre el ser humano, la naturaleza y los animales.