El sanitario español que provó la vacuna del Coronavirus explica cómo es y que sintió

Joan Pons ha recordado que tan sólo un voluntario ha notificado un problema, y «la seguridad por encima de cualquier cosa»

Una profesional sanitaria vestida con un equipo de protección contra el coronavirus
Joan Pons, un voluntario español que ha recibido la vacuna de la Covid-19, pide mantener la calma y esperar | CatalunyaDiari

La noticia que ha marcado el día ha sido, sin duda, el hecho de que la farmacéutica Astrazeneca, la encargada de producir la vacuna contra la Covid-19 de la Universidad de Oxford, haya interrumpido temporalmente sus ensayos en humanos, por el aparición de una «enfermedad potencialmente inexplicable». Recordemos que esta vacuna, una de las más prometedoras, había sido adquirida de manera centralizada por la Unión Europea, y España esperaba tener al menos 3 millones de dosis a finales de año.

El sanitario Joan Pons pide tranquilidad ante el paro de los ensayos

Ahora bien, a pesar de la alarma inicial, parece que no se trata de una noticia que cierra la puerta a una vacunación en el mes de diciembre. Según explicó a La Vanguardia el sanitario español Joan Pons, uno de los 10.260 voluntarios que recibieron la vacuna en el mes de junio, tenemos que mantener la calma. En este sentido, Pons ha explicado que, hoy por hoy, no ha recibido ninguna notificación de la farmacéutica para informar sobre posibles cambios en los ensayos, y ha confirmado que el problema surgido entra en la normalidad de los ensayos clínicos.

«Hasta que no se aclaren las cosas es normal detenerse», insistió el sanitario, que ha recordado que no hay ningún indicio que relacione la enfermedad detectada en el voluntario con la vacuna. De hecho, personas con problemas de salud anteriores también han sido vacunados, para ver cómo reacciona su cuerpo. «No hay que alarmarse, hay que esperar», ha insistido Pons.

Se ofreció voluntario para «aportar un grano de arena» a la lucha contra la pandemia

Recordemos que Pons, que hace ya veinte años que vive en el Reino Unido, recibió en 2018 la distinción de «enfermero británico del año», y actualmente forma parte del equipo directivo del Hospital Universitario de Sheffield . El motivo que dio para ofrecerse como voluntario para los ensayos de la vacuna contra la Covid-19 fue muy simple: dar un paso adelante.

«Podía hacer dos cosas: sentarse y esperar o dar un paso adelante y hacer lo que creo que tengo que hacer. Quería aportar un grano de arena, va en mi ADN ", aseguró hace unas semanas. Él no ha tenido ningún efecto adverso después de recibir la vacuna, salvo de «un poco de cansancio y un poco de dolor» en la zona del pinchazo. Toca esperar, pues, a ver cómo evolucionan las cosas, y si finalmente recibiremos la vacuna en el plazo anunciado.


Comentarios

envía el comentario