Aglomeración de gente en el metro de Barcelona tras haber cerrado los bares en octubre

«Vagones del silencio», la nueva medida anti-Covid en Cataluña

Se estrenarán los próximos días y se ampliarán, a la larga, si funcionan

El transporte público preocupa desde hace tiempo por las aglomeraciones que se producen, en especial en horas puntas, que pueden ayudar a expandir la pandemia. En este sentido, Ferrocarrils de la Generalitat de Cataluña estrenará en los próximos días los llamados «vagones del silencio». Se trata de un vagón por cada tren, que estará señalizado debidamente, donde se recomendará a los viajeros que no hablen para evitar la transmisión del coronavirus.

Así lo anunciaba el director general de FGC, Pere Calvet, el pasado lunes en una entrevista en la cadena SER. Según el director, ya hace tiempo que la operadora ferroviaria trabaja en este proyecto, que no implicaría ninguna transformación que pudiera afectar el funcionamiento normalizado de las líneas, ya que solo se deberán colocar señales especiales en las puertas de dichos vagones especiales.

«Recomendamos a los viajeros que no hablen», explicaba Calvet, una recomendación que ya se ha repetido varias veces por parte de las autoridades sanitarias. «Los viajeros no suelen hablar, pero por ejemplo, para hablar por el móvil es habitual bajarse la mascarilla. O para comer. Es una cuestión de solidaridad», aseguraba en la entrevista el director de FGC.

Una propuesta estudiada

Asimismo, esta mañana del sábado, el consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet, ha hablado sobre esta misma cuestión en una entrevista en 'Vía Libre' de la emisora RAC 1. En esta, aseguraba que ya «llevábamos semanas hablando sobre la posibilidad de pedir silencio al transporte público, aparte del resto de medidas». Y viendo esta necesidad y a la vez posibilidad de reducir la expansión de la Covid, han dado el paso e impulsarán la creación de estos nuevos vagones.

«Recomendamos que no se hable. Comer está prohibido, ya que supone quitarte la mascarilla, pero no se puede prohibir hablar. Es una recomendación», explicaba el consejero. Y en esta misma línea, apuntaba también que han creado estos vagones para respetar la voluntad de aquellas personas que quieren seguir esta recomendación. Así pues, en dichos vagones no se prohíbe hablar, pero se recomienda no hacerlo, teniendo en cuenta además que, si no se desea cumplir el requisito, se puede optar por ocupar cualquiera del resto de vagones del tren.

De momento, según Damià Calvet, los 'vagones del silencio' solo serán uno de todos los vagones que conforman un tren. Sin embargo, está sobre la mesa la opción de añadir más: «Dependiendo de cómo funcionen, podemos poner más».

«El transporte público no es un foco de contagio importante»

Por otra parte, el director general de FGC insistía que el transporte público «es seguro», aunque sí que reconocía ser un espacio donde es «difícil hacer un seguimiento» de posibles contagios. Sin embargo, sentenciaba que «las estadísticas de todo el mundo demuestran que el transporte público no es un foco de contagio importante».

En cuanto a Damià Calvet, el consejero aseguraba que el problema del transporte público está en la hora punta: «Tenemos el 100% de la oferta de transporte público en la calle. Estamos al máximo. No podemos ir más allá. El problema es la hora punta: hay que aplanarla».