Imagen vacuna coronavirus

La vacuna contra el Covid-19 podría ser obligatoria en España: Primeras propuestas

En España la legislación vigente no obliga a poner ninguna vacuna, aunque los jueces pueden ordenarlo si existe un problema de salud pública

Después de saberse que España ha comprado varios millones de la vacuna de Oxford y que la de Pzifer podría ser eficaz hasta en un 90%, ya hay varias voces que se preguntan qué pasará cuando finalmente la vacuna empiece a distribuirse en España.

En nuestro país, a diferencia de otros países de nuestro entorno, la vacunación no es obligatoria para ninguna enfermedad. Aun así, un juez puede ordenar que se vacune a una o varias personas si existe un problema de salud pública, como en el caso actual con la pandemia de coronavirus

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

Alberto Núñez Feijóo, presidente de Galicia, ha sido el primer político que ha sacado el tema sobre una posible reforma de la Ley Orgánica de Salud para que se incluya la vacunación obligatoria, de forma que, cuando llegue el momento, no haya que judicializar las decisiones: «es una vacuna obligatoria, y por lo tanto, debemos estar preparados para que, cuando la tengamos, la vacuna obligatoria no sea una cuestión que tengamos que judicializar, sino que sea una cuestión que la ley orgánica prevé expresamente».

La idea del presidente gallego es evitar la «inseguridad jurídica» que ha caracterizado a esta pandemia, ya que, sobre todo las autonomías, han visto como los jueces han tumbado algunas de las restricciones que se han intentado imponer para frenar el avance del Covid-19. Precisamente estas decisiones judiciales acabaron llevando al Gobierno a declarar un nuevo estado de alarma que permitiese a las comunidades actuar sin necesidad de aval judicial, y ese es el objetivo que busca Feijóo ahora con la vacuna

Además, esta reforma de la ley permitirá sortear otro obstáculo: los antivacunas. Cada vez hay más voces que claman contra las vacunas y las consecuencias negativas que podría tener sobre las personas, y no solo eso, sino que muchas personas, cada vez más, incluso niegan la existencia del coronavirus y rechazarían frontalmente la aplicación de la vacuna

Si estas personas alcanzan un número muy elevado, el objetivo de la vacuna, que es inmunizar a la mayor parte de la población para acabar con la transmisión comunitaria de la enfermedad, no sería posible de alcanzar. 

Así, Feijóo trasladó al Gobierno su propuesta para reformar la Ley de Salud, pero también presentó una modificación de la Ley de Salud Pública de Galicia, que pretende reformar para incluir medidas preventivas y limitativas y que permita sancionar a los ciudadanos si no cumplen con las restricciones para frenar el Covid-19. Además, esta reforma podría servir para posibles epidemias en el futuro o incluso para enfermedades ya conocidas, como la gripe, que pudiesen convertirse en un problema de salud pública.

La sociedad, dividida sobre la vacuna

De momento, la sociedad española sigue muy dividida respecto a la posible vacuna del Covid. El Instituto de Salud Carlos III (ISCII) realizó un estudio el pasado mes de julio, cuando el desarrollo de vacunas en el mundo no iba tan avanzando, para conocer el grado de aceptación de la sociedad ante una posible vacuna contra el coronavirus

En ese estudio, hasta un 70% de los encuestados respondió que se vacunaría en el caso de que hubiese una opción segura y eficaz contra la enfermedad, pero ese porcentaje se reducía hasta el 47% cuando se ponía el caso hipotético de que la vacuna estuviese disponible al día siguiente. Además, el 30% de los encuestados mostró dudas para la vacunación, en general.

La principal causa del 59% de personas que rechazaban ponerse la vacuna era la posibilidad de que, al hacerlo, pudiese suponer riesgos para salud. El 37% de los encuestados que no querían ponerse la vacuna preferían esperar a una segunda o tercera vacuna que aumentasen la eficacia y redujesen los posibles riesgos, mientras que el 16% simplemente consideró que no sería eficaz.