Sanitario vacunando en el brazo a una persona

Sanidad lo confirma: Ya se sabe hasta qué edad se pondrá la vacuna de AstraZeneca

La Comisión de Salud Pública determina una franja de edad en la que los ensayos clínicos muestran menores datos de eficacia y seguridad

Por primera vez, con la vacuna de AstraZeneca y su distribución parecía que estaba todo controlado y bien atado y que, además, tenía todas las papeletas para ser la vacuna más sencilla de administrar. La logística no dependía de ningún accesorio extra.

No obstante, hace dos semanas, el laboratorio británico sueco, antes de contar con la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la Comisión Europea, anunciaba que iba corta de dosis para el viejo continente.

Este anuncio ha supuesto más quebraderos de cabeza que el anuncio puntual de los retrasos de Pfizer-BioNTech, ya que Europa no tenía previsión de que pudieran quedarse sin vacunas suficientes.

Para España ha supuesto un cambio en los planes de vacunación. De hecho, la EMA ha impuesto a todos los países de la UE que especifiquen una franja de edad para esta vacuna, dejando esta decisión en manos de las agencias reguladoras de cada estado miembro.

La vacuna de AstraZeneca se administrará a personas de 18 a 55 años

Así, en España se descartó desde el primer momento, concretamente el pasado miércoles en el Consejo Interterritorial, que sirviera en los mayores de 80. Al día siguiente, el jueves, se bajó a los 65 años.

Finalmente, el debate se ha cerrado en la tarde de este viernes con la limitación a mayores de 55 años. Franja de edad a partir de la cual los ensayos clínicos muestran menores datos de eficacia y seguridad.

La Comisión de Salud Pública ha tomado la determinación, tras tres días de debate, casi in extremis, dado que las primeras dosis (del total de 1.810.575 que llegarán este mes) anunciadas por Carolina Darias, ministra de Sanidad, llegan a suelo español durante este fin de semana.

Será la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) la encargada de la distribución de las vacunas recibidas. Las vacunas viajarán desde el punto de entrega, que serán las instalaciones logísticas del laboratorio de AstraZeneca en España, hasta los puntos designados por las comunidades autónomas.

Asimismo, en la Comisión de Salud Pública se ha acordado que AstraZeneca será la opción principal en los profesionales sanitarios y sociosanitarios en activo no incluidos en los grupos 2 y 3, es decir, los que no son de primera línea y trabajan en centros y establecimientos sanitarios y sociosanitarios, y los odontólogos.

La Comisión también ha marcado la pauta temporal entre dosis: de 10 a 12 semanas. Esta semana desde el laboratorio se anunciaba que, con este intervalo, se asegura una reducción del 67% en los contagios después de la primera en los voluntarios de sus ensayos en Reino Unido.

Por otro lado, la Ponencia de Vacunas y la Comisión de Salud Pública ya había definido que el siguiente grupo al que se administren las vacunas basadas en ARN mensajero (BioNTech/Pfizer y Moderna) sea el de personas mayores de 80 años.

En este punto, y como bien explica Amos García Rojas para 'El Mundo', presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), «nos alineamos con nuestros vecinos europeos». Sin embargo, nos colocamos entre los más restrictivos e igualamos a Italia. Por ejemplo, Alemania ha optado por los 65 y Polonia por los 60.

Los datos publicados en la revista 'The Lancet' en diciembre de 2020 han marcado la asignación de la franja de edad de la población a inmunizar. La eficacia media de su vacuna, según lo publicado en la revista, está en un 70%, entre el 62% y el 90%.

Esta diferencia de porcentajes se debe a un error, por el que se administró a un grupo de voluntarios media dosis primero y una completa después y, curiosamente, la eficacia ascendía al 90%.

La cantidad más efectiva se limitó a individuos menores de 55 años y eso ha marcado las restricciones que vemos ahora, al menos en nuestro país.

Desde AstraZeneca se afirmaba esta semana que aún tardarían hasta dos meses en conseguir los datos que despejen las dudas en personas mayores a esta franja.