Público en un acto cultural con mascarilla cumpliendo las medidas de seguridad impuestas

'Si la mayoría lo cumpliera, se acabaría la pandemia'

'Podría ser erradicada si el 70% usase mascarillas eficientes de forma constante', defiende un estudio científico

La pandemia del Covid-19 podría haberse frenado si por lo menos un 70% de las personas llevasen puestas las mascarillas quirúrgicas o N95. Esta conclusión se saca de un nuevo estudio publicado en la revista científica ‘Physics of Fluids’, donde los investigadores se pusieron a analizar las clases de mascarillas más habituales, como la quirúrgica, la N95 y las de tela, explicando de qué forma filtran o frenan al virus.

Estos investigadores se fijaron en cómo protegen de las gotículas que 'lanza' una persona cuando tose, estornuda, canta o cuando respira de manera profunda. Así las cosas, explican que las gotas más comunes son aquellas que oscilan entre los 5 y 10 micrones, mientras que las más riesgo de contagio conllevan son las más pequeñas. Estas pueden quedar como aerosoles, estando suspendidas en el aire durante largos periodos de tiempo.

Las pequeñas, las que más preocupan a la ciencia (como a los investigadores del CSIC, que en un estudio apuntaron que la transmisión por aerosoles podría ser «la forma de transmisión más dominante»), únicamente son filtradas por las mascarillas N95, según apunta el estudio, que defiende el uso de este tipo de protección.

Defienden que las mascarillas quirúrgicas son vitales para reducir la transmisión

«Los resultados sugieren que el uso constante de mascarillas eficientes, como las quirúrgicas, podría conducir a la erradicación de la pandemia si al menos el 70% de las personas usara estas mascarillas en público de forma constante», opina el profesor de Bioingeniería de la Universidad de California en Berkeley,  Sanjay Kumar, uno de los creadores del estudio, tal y como viene publicado en el medio británico Daily Mail.

Menor eficiencia de las mascarillas de tela que las quirúrgicas

En cuanto a las mascarillas de tela, el estudio afirma que pese a ser mucho «menos eficientes», también podrían tener hasta su valor para «ralentizar la propagación del coronavirus si se usan de manera constante». Muchos expertos en la materia han dejado muchas dudas sobre la eficacia de las mascarillas de tela en espacios cerrados, que para algunos virólogos supone un claro riesgo de contagio para las personas que la portan.

Por otro lado, los investigadores afirman que son más efectivas las mascarillas hechas con materiales de polímeros híbridos, ya que las mismas pueden filtrar partículas con más eficacia. Son aquellas que usan un mixto de materiales para tapar la cara, como son el algodón, poliéster, chifón, seda y franela. El uso de varias capas combinadas, apuntan, ayuda a filtrar de mejor manera y dejar salir el calor.

Sanidad avisa de que habrá que usar mascarilla durante 2021

Las mascarillas, sean de tela o quirúrgicas, han venido para estar mucho tiempo en nuestra vida cotidiana, y de momento, estarán con nosotros al menos hasta el final de 2021. Además, también perdurarán las otras medidas de seguridad, como establecer la distancia interpersonal y el lavado de las manos.

Según fuentes del Consejo Interterritorial de Salud, organismo en el que está representado el Ministerio de Sanidad y en el que se llegan a acuerdos en la lucha contra la pandemia del Covid-19, la mascarilla va a ir para largo y será algo rutinario en la sociedad española para el próximo año.

En este foro se ha hablado mucho del tema de las mascarillas, y han sido claros al confesar que su uso se tendrá que mantener «durante muchos meses, independientemente de la llegada de las vacunas». La razón es muy sencilla: durante un largo tiempo, convivirán personas vacunadas con otras que no lo están y es necesario proteger a la población.

Infórmate más sobre el coronavirus:

- Las últimas notícias sobre la pandemia en España y el mundo

- Radar Covid: La aplicación de restreo y cómo descargarla en tu móvil

- Guía coronavirus: 12 pautas para protegerte y actuar ante un contagio