De mal en peor: Otra comunidad española bate récord histórico de contagios diarios

Un estudio confirma los buenos resultados de uno de los tratamientos contra la Covid

Un estudio realizado por un equipo español asegura que el plasma sanguíneo hiperinmune podría mejorar el pronóstico de los pacientes de Covid-19 que no están en estado crítico.

Un estudio preliminar realizado en 14 hospitales españoles ha demostrado que el plasma sanguíneo de donantes, que ya han superado el coronavirus, es efectivo en pacientes contagiados que no están en estado crítico ←no necesitan respiración artificial ni ingreso en cuidados intensivos←.  

«Este estudio nos ha dado indicios de que el plasma mejora el pronóstico de pacientes que aún no han entrado en estado crítico, esa etapa de la enfermedad caracterizada por una inflamación descontrolada, la necesidad de respiradores y el ingreso en UCI», informa Cristina Avendaño, farmacóloga del Hospital Puerta de Hierro de Madrid y coordinadora del ensayo. 

La investigación coordinada por Avendaño ha demostrado que los enfermos de Covid-19, que no habían llegado a la fase crítica y que habían recibido la transfusión de plasma hiperinmune, experimentaban mejores pronósticos y menor mortalidad que aquellos que solo recibían los tratamientos habituales contra el virus. 

Hasta la fecha, este estudio es de los pocos que se han realizado con un grupo de control. Es decir, se tomó una muestra poblacional de pacientes que no recibieron la inyección de plasma y se comparó la evolución de su pronóstico con el de enfermos que sí habían sido tratados. 

Sin embargo, se debe seguir investigando, ya que los resultados del hallazgo aún son inciertos. El estudio tuvo que paralizarse el pasado 2 de junio porque tras la primera ola de Covid-19 en España, casi no quedaban enfermos para ser sometidos al estudio. La idea inicial de la investigación era contar con una muestra de 300 pacientes. No obstante, solo se pudieron conseguir 83.

Ninguno de los sujetos sometidos a estudio que recibieron el plasma sanguíneo de donantes contagiados fallecieron o evolucionaron a un estado crítico, pero sí lo hicieron el 14 por ciento de los individuos que no lo recibieron. Es decir, seis pacientes del grupo al que solo se le suministraron tratamientos habituales empeoraron o murieron frente a 0 en el grupo tratado. 

Según explica la coordinadora de la investigación, Cristina Avendaño, un estudio parecido que se realizó en China «concluyó en términos generales que el plasma no tenía efectos positivos, pero sí vieron indicios de que sí tenía un efecto beneficioso en pacientes que aún no estaban en estado grave, algo similar a lo que hemos visto nosotros. Pero estos resultados no son concluyentes debido al número reducido de casos».

De 351 donantes, solo se aceptó el plasma de 26

La investigación española sobre la eficacia del uso de plasma sanguíneo de personas con Covid-19 como tratamiento para pacientes contagiados recibió sangre de 351 personas asintomáticas que ya habían pasado el Covid-19. De esos 351, se escogió una muestra de 26 para llevar a cabo el estudio. 

El plasma de los donantes contenía inmunoglobulinas, es decir, anticuerpos con la capacidad de neutralizar el virus. Pero el de esas 26 personas tenía a mayores una alta capacidad neutralizante. Los pacientes receptores recibieron la transfusión de los donantes en una sola dosis.

El trabajo español ha sido enviado a una revista científica para que lo revisen y lo publiquen. Ahora, el mismo equipo, ha retomado las fases de ensayos clínicos en el que participarán 32 hospitales. 

Un tratamiento recurrente pero desconocido

Más de 70.000 pacientes de coronavirus en Estados Unidos y, otros tantos en Europa han recibido el mismo tratamiento basado en la inyección de plasma hiperinmune desde que comenzó la pandemia. Pero aún a día de hoy se desconoce si este tratamiento puede combatir el virus y evitar el contagio. 

La paradoja viene dada porque no se ha hecho un seguimiento del pronóstico de los grupos de control a quienes se le han suministrado dosis de plasma sanguíneo. Tampoco se han hecho estudios sobre su eficacia.

En esta línea, Arturo Casadevall, médico de origen cubano de la Universidad estadounidense Johns Hopkins ha señalado que «todo el mundo está leyendo el estudio español». «El ensayo clínico (español) está muy bien diseñado y a pesar de que tuvo que pararse por falta de pacientes estuvo a punto de demostrar la efectividad con significancia estadística», asegura. 

Casadevall no duda de que «cuanto antes se administra el plasma, mayores son sus beneficios». «Es algo que vio el ensayo en China, también otro en Holanda que fue detenido antes de tiempo y ahora España, tres poblaciones y sistemas de salud muy diferentes con indicios muy parecidos», defiende el médico cubano.

Otros estudios en marcha

La Universidad Johns Hopkins está inmersa a día de hoy en dos estudios: uno para conocer la efectividad del plasma a la hora de evitar la infección en trabajadores que conviven con personas contagiadas y otro centrado en enfermos que pasan la enfermedad en sus hogares porque no presentan un estado grave. 

Por su parte, la compañía farmacéutica Grifols está realizando un estudio similar al de la coordinadora de la investigación española Cristina Avendaño. Estados Unidos también tiene dos en marcha que se retomarán con el repunte de contagiados que ya está sucediendo en algunos países, como España. 

El plasma ayudó a combatir la gripe

La gripe se cobró más de 50 millones de vidas en todo el mundo en 1918. Por aquel entonces, los médicos también acudieron a suministrar plasma a los pacientes para erradicar la enfermedad. La mortalidad se redujo por aquel entonces en un 50 por ciento.

Sin embargo, no se llevó ningún tipo de control en la evolución del estado de los pacientes receptores, por lo tanto no se pudo demostrar científicamente su efectividad. 

Casadevall ha publicado un estudio preliminar en el que asegura que el plasma disminuye la mortalidad en un 57 por ciento. Pero es una afirmación sin una base sólida demostrable que se asienta en numerosos estudios observacionales que carecen de validez en la comunidad científica. 

Sí es cierto que existe otra revisión con datos de 5.000 pacientes que ya ha sido publicada en un medio científico. En ella, se afirma que no hay pruebas significativas que demuestren que el plasma hiperinmune aporte algún beneficio a los pacientes de coronavirus.


Comentarios