Imagen de un columpio de un parque infantil

Detectan un nuevo trastorno en los niños causado por el coronavirus

Especialistas revelan en un estudio los principales síntomas que presentan el MIS-C

La realidad de la pandemia parece asoladora se mire por donde se mire, los últimos datos invitan a medidas que volverán a alterar los hábitos cotidianos de los españoles y la información que se lee sobre el virus sigue siendo tan dispar que invita al escepticismo. Gracias al labor de la comunidad internacional se conocen más informaciones relativas al alcance del patógeno, las últimas sitúan su alcance y consecuencias sobre los más pequeños de la casa. 

En un estudio publicado por el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla se relatan los efectos cardiovasculares de la infección del Covid sobre niños y adolescentes. En este documento se hace referencia a la vinculación del virus en los menores de esta franja de edad con el síndrome inflamatorio multisistémico (MIS-C). 

El estudio publicado y avalado por la revista 'Circulation' ha tenido como especialistas a más de 100 investigadores de 17 países y 55 centros médicos repartidos por el globo. Los autores han analizado los síntomas vinculados a las patologías cardiovasculares más frecuentes en el síndrome inflamatorio multisistémico asociado al Covid, en lo que por el momento se ha establecido como una nueva enfermedad.

El síndrome inflamatorio multisistémico

Esta enfermedad consiste en la inflamación de algunas partes del organismo, tales como los pulmones, el corazón, los vasos sanguíneos, el sistema digestivo, la piel, los riñones, el cerebro o los ojos. Los síntomas dependen del área del cuerpo afectada, aunque los más comunes entre ellas son: dolor abdominal, vómitos o diarrea, erupciones cutáneas, fiebre, dolor en las cervicales, ojos rojos, labios secos, agrietados o rojos o algunas como mucho cansancio e hinchazón de manos o pies. 

Los casos de MIS-C han aumentado en Europa entre los meses de abril y mayo, y sobre todo, después del verano de 2020. Los autores del documento destacan que estos problemas suelen aparecer en la población sana. El mismo informe no esclarece porque algunos jóvenes padecen la enfermedad, porque la mayoría de ellos no tienen antecedentes de una infección respiratoria con síntomas, y sus pruebas de Covid son negativas. 

A pesar de ello se han encontrado anticuerpos IgC específicos al coronavirus, lo que sugiere que la infección inicial ocurrió al menos dos semanas antes del desarrollo del síndrome inflamatorio. Como diagnóstico, los especialistas de la salud requieren un seguimiento específico y un tratamiento correcto, para que se eviten las complicaciones derivadas de la sintomatología.

Entre ellas destacan los síntomas relacionados con el sistema cardiovascular, shock, derrame pericárdico, dilatación de las arterias coronarias o arritmias cardíacas. 

¿Cuál es su peligrosidad?

Es bien conocido que el grado de mortalidad en comparación con adultos es mucho menor, y más aún si se tiene como relación aquellos que sufren esta patología. Es por ello que la principal vía de investigación es la categorización de síntomas que puede causar la enfermedad. Causa que guarda también una estrecha relación con el grado de elevación de marcadores bioquímicos y la necesidad de apoyo de cuidados intensivos.

La publicación de este artículo puede resultar de gran utilidad para el tratamiento de patologías derivadas del virus, en concreto, para los pediatras de los países que se enfrentan a una segunda ola. Sin duda, la publicación es un gran paso adelante en la lucha internacional contra la pandemia, que en la actualidad tiene a nuestro territorio en una situación crítica y al borde del colapso hospitalario.

A pesar de que desde Ministerio de Sanidad se asegura que la situación no escalará a un confinamiento domiciliario, lo cierto es que por el momento los números no parecen augurar que la erradicación del virus vaya a llegar pronto.