Una jeringuilla con una hipotética vacuna contra el Covid-19

Los síntomas que podrían indicar que ya has tenido Covid-19

El coronavirus deja secuelas a largo plazo que podrían señalarte que ya has tenido el virus

El coronavirus lleva prácticamente un año siendo el protagonista absoluto de nuestra realidad. Cada día estamos pendientes de los números de contagiados, los fallecimientos, los nuevos descubrimientos y los procesos de las vacunas.

Es imposible pasar un día entero sin escuchar hablar sobre el virus que ha cambiado nuestras vidas. Y es que con las restricciones y los contagios, nuestro día a día se ha visto afectado de lleno.

Pese a la información que hay sobre el coronavirus y sus síntomas, también es probable que hayas pasado el coronavirus pero que no te hayas dado cuenta de ello, o hayas pensado que se trataba de otra gripe estacional.

Desde hace unos meses, se está investigando la Covid persistente (o covid larga) y no dejamos de tener información sobre ello. Se trata de unos síntomas que resisten durante el tiempo o que pueden volver a aparecer tras que el paciente se haya recuperado. 

Según hemos podido descubrir en '20 minutos', una investigación publicada por JAMA Network Open ha publicado un estudio en el que se analizan los  síntomas a largo plazo que pueden tener las personas que ya han tenido coronavirus.

En el estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Washington, más de un 30% de los participantes tuvieron síntomas persistentes hasta nueve meses después de haber contraído Covid-19. Este porcentaje general aumenta a un 43,3% cuando se trata de mayores de 65 años.

Fatiga y pérdida de gusto y del olfato

Según el estudio, además de ser uno de los síntomas más comunes, también es de los que más persisten. Según el estudio, la  fatiga, la pérdida del gusto y del olfato aparecieron en un 13,6% de los participantes que tenían síntomas persistentes. 

Según informan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), «Incluso las personas que no son hospitalizadas y tienen una enfermedad leve pueden presentar síntomas persistentes o tardíos», y también destacan que «hay estudios en curso que durarán varios años para investigar en mayor profundidad». 

Confusión mental

Por su parte, un 13% explicó para el estudio que había sufrido confusión mental. Según recoge el medio ‘20 minutos’, la doctora Allison Navis (Escuela de Medicina Icahn del Hospital Monte Sinai en Nueva York) ha explicado que se trata de un síntoma, pero no de un diagnóstico, y que no afecta a todo el mundo por igual: «con frecuencia es una combinación de problemas de memoria a corto plazo, concentración o dificultad para expresarse».

Este síntoma fue observado, sobre todo, en personas jóvenes y sanas que pasaron el coronavirus de una forma leve. Pero este no es el único estudio que habla sobre los síntomas de la Covid resistente, sino que hay muchos más.

De hecho, en uno elaborado en Wuhan, se analizaron a más de 1.700 pacientes de coronavirus y, de ellos, el 76% presentó un síntoma meses después de, supuestamente, superar el virus. A la fatiga que presentaron el 63% se le sumó la dificultad para dormir en un 23%.

Además de estos síntomas, también se señalan la  ansiedad y la depresión  como secuela psicológica. De hecho, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) destacan que la depresión es uno de los síntomas persistentes que es posible que deje el coronavirus

Los síntomas más frecuentes a largo plazo

Los CDC señalan, en su página web, cuáles son los síntomas a largo plazo que se notifican con frecuencia:

  • Fatiga. 
  • Dificultad para respirar. 
  • Tos. 
  • Dolor en las articulaciones. 
  • Dolor de pecho. 

Los CDC también señalan otros síntomas que, si bien no se presentan de forma tan común como los anteriores, también se notifican. 

  • Dificultad para pensar y para concentrarse. 
  • Depresión.
  • Dolor muscular. 
  • Dolor de cabeza. 
  • Fiebre de forma intermitente. 
  • Corazón que late de forma rápida o fuerte. 

Por su parte, los CDC también destacan las complicaciones más graves que se pueden presentar a largo plazo pero que son menos comunes. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades explican que «todavía se desconoce lo que implican estos efectos en el largo plazo». 

  • Cardiovasculares. Músculo cardiaco inflamado. 
  • Respiratorias. Irregularidades en la función pulmonar.
  • Renales. Lesiones renales agudas. 
  • Dermatológicas. pérdida de cabello o sarpullidos. 
  • Neurológicas: problemas con el gusto y el olfato, insomnio, problemas de memoria… 
  • Psiquiátricas: depresión, ansiedad… 

Los CDC también hacen hincapié en que, la mejor forma para prevenir estos síntomas es prevenir el virus. Por eso, es necesario usar mascarillas en lugares públicos, mantener la distancia de seguridad, lavarse las manos con frecuencia y evitar grandes aglomeraciones, entre otras recomendaciones sanitarias.