Imagen de archivo de chica con mascarilla

El síntoma persistente que te puede ayudar a saber si has pasado el coronavirus

Hay otros problemas comunes como pueden ser la amiatrofia o debilidad muscular en aquellas personas que permanecieron en cuidados intensivos.

El coronavirus es una enfermedad aún desconocida y repleta de misterios. Uno de los mayores quebraderos de cabeza para los profesionales médicos y científicos desde el estallido de la pandemia ha sido identificar los síntomas del coronavirus.

Esto se debe a que detectar una enfermedad cuyos síntomas principales están relacionados con decenas de patologías distintas se antoja realmente complicado.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Además, el Covid-19 es un virus impredecible que no afecta a todos por igual. La mayoría de los casos presentan una sintomatología leve o moderada que no conlleva hospitalización, pero otro importante porcentaje presenta múltiples síntomas y cursa la enfermedad con graves cuadros médicos.

A pesar de ellos, otras muchas personas han cursado la enfermedad de forma asintomática, es decir, sin presentar ningún síntoma y en muchos casos sin ser diagnosticado. De hecho, se calcula que aproximadamente el 30 % de los casos serían asintomáticos.

Los síntomas más comunes del coronavirus

El desconocimiento de esta enfermedad hace que la lista de síntomas se vaya ampliando conforme avanza la investigación. Los síntomas más conocidos hasta el momento eran: 

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos, dificultad para respirar o fatiga 
  • Dolores musculares y corporales
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida reciente del olfato o el gusto o dolor de garganta

No obstante, esta lista se ha ido ampliando con el transcurso del tiempo tras demostrarse que gran parte de los casos en Europa presentaban este cuadro médico.

De hecho, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU (CDC) ha añadido recientemente la congestión nasal, las náuseas y la diarrea como síntomas también frecuentes del coronavirus.

Las secuelas persistentes del coronavirus

Pero más allá de la infección en sí, en los últimos meses se han intensificado las investigaciones sobre las secuelas del coronavirus.

Las consecuencias que podría tener la enfermedad para la salud a largo plazo aún son desconocidas pero ya preocupar enormemente a los expertos. Incluso ya se ha hablado de casos crónicos de pacientes con coronavirus o también llamado 'Covid-19 persistente'.

Las unidades médicas poscovid han detectado varios síntomas frecuentes en los pacientes que han cursado la enfermedad.

El cansancio extremo, la ausencia de sueño, la alopecia y las ganas de llorar son los cuatro síntomas más frecuentes en este tipo de pacientes.

«No están al cien por cien. No todos. Pero digamos que un 40% presentan secuelas a pesar de que en algunos casos, desde el alta, hayan transcurrido más de dos meses», explicaba a Efe Chus Domínguez Santalla, médico internista en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago y especialista en enfermedades infecciosas. 

Fatiga o falta de aire, un síntoma persistente muy recurrente

Sin embargo, hay un síntoma que preocupa especialmente y podría servir para ayudar a las personas a saber si han pasado el coronavirus.

Se trata de la fatiga o falta de aire, un síntoma que según la doctora presenta un 30% de los pacientes que cursaron la enfermedad y persiste a pesar de que las radiografías arrojan resultados normales.

Personas que la padecen notifican un cansancio generalizado, necesidad de reposo y dificultades para mantenerse en pie durante periodos prolongados.

Lo más llamativo para los expertos es que tanto la fatiga como el resto de síntomas persistentes son problemas que presentan enfermos de distintas edades y grados de complicación. 

Es decir, son síntomas que se han detectado tanto en personas jóvenes que cursaron la enfermedad de forma moderada o personas mayores que requirieron ingreso en UCI. 

Además, hay otros problemas comunes como pueden ser la amiatrofia o debilidad muscular en aquellas personas que permanecieron en cuidados intensivos.

Los expertos ahora tratan de averiguar si estas dolencias son recuperables o si serán crónicas, aunque tampoco sería un fenómeno inaudito. Existen evidencias de que ciertos virus y bacterias podían provocarlo en el ser humano.

Entre ellos, otros coronavirus responsables de los brotes que azotaron ciertas regiones del mundo como el SARS-CoV detectado en Asia durante el año 2003 (que acabó extendiéndose a otros países) o el MERS-CoV (Arabia Saudita, 2012).