primer plano de unos ojos azules

Detectan un síntoma de contagio de coronavirus

Mantener una buena higiene ocular puede resultar determinante contra posibles secuelas del Covid

Desde que la pandemia comenzó han sido muchos los rumores e informaciones con respecto a los posibles efectos secundarios que el patógeno podría tener sobre el organismo. Uno de las últimas enfermedades que se ha vinculado al contagio de coronavirus y sería de los primeros síntomas que puede sufrir una persona infectada es la conjuntivitis. Así lo han confirmado una serie de estudios que analizan las secuelas que deja el Covid principalmente en los ojos. 

Entre esta serie de sintomatologías entran las que afectan a la zona ocular, con síntomas como la congestión conjuntival, la sequedad, la conjuntivitis vírica o la visión borrosa. Son estudios que provienen de todas partes del mundo, aunque algunas de estas informaciones provienen de informes redactados por el Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Este centro también ha desarrollado sus propias investigaciones con pacientes ingresados, y una de las conclusiones barajadas era la capacidad de desarrollar conjuntivitis.

Esta patología heredada del Covid se puede presentar en ambos ojos o en un solo. Regularmente está acompañada de lagrimeo o secreción, así como irritación ocular. La temporalidad por la que un enfermo puede tener esta dolencia se extiende entre los dos y los cuatro días, aunque por el momento no se han descubierto otro tipo de complicaciones derivadas que puedan estar asociadas.

Higiene y capacidad de infección de la enfermedad 

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Los autores de estos estudios han declarado que la conjuntivitis en paciente con Covid puede pasar por debajo de los radares de prevención o indicadores de peligro. Ya que al tratarse de una enfermedad que no tiene consecuencias graves para el individuo y sobre todo, que se cura en unos cuantos días, el número de pacientes aquejados en los centros hospitalarios es más reducido. 

Desde el Consejo General de Colegios Ópticos-Optometristas se han dado una serie de indicaciones a los tres millones de españoles que utilizan lentillas para que, si cabe, tengan una mayor precaución por las consecuencias derivadas del Covid. A pesar de que no existe evidencia a ciencia cierta de que el uso de lentes de contacto produzcan una mayor tasa de contagio, si es verdad que pueden tener consecuencias como la conjuntivitis para los enfermos. 

Por este motivo la organización sanitaria pide a los ciudadanos españoles que mantengan una limpieza y desinfección regular de las lentillas. Hecho que puede resultar determinante en agravios causados por el Covid. «El no llevar a cabo un mantenimiento adecuado de las lentes de contacto multiplica exponencialmente el riesgo de padecer infecciones de la superficie ocular» argumenta en un comunicado para 'Telecinco' la CGCOO. 

El motivo de la desinfección

El objetivo principal con este proceso de higiene sobre un objeto que entra en contacto directo sobre una zona tan delicada, es que las lentes queden completamente limpias y se eliminen las substancias que puedan quedar en la superficie del objeto. Otra de las recomendaciones está vinculada a la importancia de que las lentillas se encuentren homologadas y hayan sido aprobadas por un profesional en esta disciplina.

Las medidas están vinculadas con procesos como utilizar toallitas de papel desechables para el proceso de limpiado y reposo en el estuche. Lavarse bien las manos antes de entrar en contacto con ellas para su uso, así como todos los utensilios que se emplean para guardarlas. También se menciona el cambio de producto desinfectante con cierta regularidad o limpiar el estuche donde se hidratan cada noche. 

La premisa más importante con respecto a la conjuntivitis, es que si se padece, se deben de retirar las lentillas y no volver a usarlas hasta que el paciente se haya curado. Otra de las alternativas es desecharlas, porque podrían portar cierta cantidad de material vírico que pudiera causar una reinfección.