Europa da a España la peor noticia en plena segunda ola de coronavirus

De acuerdo a lo pactado, los Estados miembro no deberán poner trabas al desplazamiento de ciudadanos entre zonas verdes y deberán «respetar las diferencias de la situación epidemiológica entre las zonas naranja y roja»

Varias banderas con el logo de la Unión Europea
Esta mayoría, sin embargo, se ha formado sin el apoyo de media docena de países | Getty Images

Los veintisiete países miembros de la zona euro han logrado este viernes un acuerdo para establecer un código de colores para identificar los diferentes niveles de riesgo por coronavirus en las regiones de la Unión Europea, con un 'semáforo' que las clasificará como verde, naranja o rojo; pero no han logrado consensuar qué medidas restrictivas deben aplicarse en cada una de estas zonas.

Así, Europa nos aporta malas y buenas noticias. La buena noticia es la uniformidad en las normativas y en los criterios sanitarios, pero la mala noticia que nos ha aportado es que España se encuentra en la zona roja.

Con todo, España finalmente se ha sumado a la mayoría de países que sí han dado su apoyo al texto, a pesar de que durante la negociación pidió ir más allá en las medidas para cada zona y abogó por priorizar los test diagnósticos sobre las cuarentenas, una referencia que ha desaparecido del texto definitivo. 

De acuerdo a lo pactado, los Estados miembro no deberán poner trabas al desplazamiento de ciudadanos entre zonas verdes y deberán «respetar las diferencias de la situación epidemiológica entre las zonas naranja y roja» y actuar de manera «proporcionada», según la redacción final a la que ha tenido acceso Europa Press.

Con ello, las autoridades nacionales se reservan una amplia flexibilidad para poder decidir en cada momento qué decisiones tomar con respecto a zonas que no sean verdes, algo que muchos Estados miembro han defendido en aras de proteger su soberanía y evitar ceder competencias exclusivas al marco de la UE.

La última oferta de compromiso presentada a los embajadores en Bruselas ha logrado un «amplio apoyo» por parte de las delegaciones, lo que permitirá elevar el pacto al próximo Consejo de Asuntos Generales de la UE para su adopción formal el próximo martes, ha informado la presidencia de turno de la UE que este semestre ocupa Alemania.

Esta mayoría, sin embargo, se ha formado sin el apoyo de media docena de países que se han abstenido o posicionado en contra del texto final, según han informado a Europa Press fuentes europeas. Lo que no impedirá que el asunto sea adoptado sin problemas el martes, aunque sí haya una breve discusión de los ministros sobre ello.

Flexibilidad para las zonas naranja y roja

Finalmente, los Estados miembro están de acuerdo en que no se deberán aplicar restricciones a las regiones 'verde' con menor incidencia de la pandemia, pero han evitado establecer medidas específicas para aquellas zonas de riesgo medio o elevado ('naranja' o 'rojo', respectivamente), como podrían ser la realización de test o la aplicación de cuarentenas.

Con ello, los Estados miembros se reservan la máxima flexibilidad para poder decidir en cada momento y en base a sus estrategias nacionales qué medidas aplicar en su territorio o qué condiciones exigir a los viajeros que reciben desde zonas en las que la pandemia tiene mayor prevalencia.

Será el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) quien deberá elaborar el mapa y actualizarlo semanalmente, a partir de la información que proporcionen los Estados miembro, a los que se pide que faciliten datos a nivel regional en la medida de lo posible.

Así las cosas, aparecerán coloreadas de verde las regiones con menos de 25 nuevos casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y el índice de test positivos está por debajo del 4%, unas condiciones que en este momento no se dan en ninguna de las comunidades autónomas españolas.

Como regiones naranjas aparecerán aquellas con menos de 50 nuevos casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días si el índice de positivos es igual o mayor al 4% o bien aquellas con la tasa de contagios entre 25 y 150 nuevos casos por cada 100.000 habitantes pero con un índice de positivos menor al 4%.

Finalmente, el color rojo se reservará para las situaciones más críticas, es decir, aquellas zonas en las que los nuevos contagios superen los 50 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y el porcentaje de test positivos supere el 4% o bien siempre que el número de nuevos casos notificados sea superior a 150 por 100.000 habitantes.

Los datos que se han registrado en España indican que nuestro país tiene una incidencia acumulada de coronavirus de 258,44 casos por cada 100.000 habitantes. Estos datos han sido determinantes para que nuestro país ocupe un lugar en la zona roja. Además, también se ha registrado un índice de positividad en los test PCR realizados en los últimos 14 días situado en el 10%.

Se ha previsto además el color gris para identificar aquellas regiones que no hayan ofrecido información suficiente para determinar su situación epidemiológica o si el nivel de test es menor a 300 realizados por cada 100.000 habitantes.


Comentarios

envía el comentario