La segunda ola anticipa lo que pasará en semanas en toda España

Los centros al borde del colapso se preparan para recibir el efecto del inicio del curso escolar en la atención primaria

Enfermera tratando a un paciente con coronavirus intubado
España va camino de repetir el desastre de marzo si no se ponen recursos pronto | España Diario

Los hospitales españoles advierten: la atención a los pacientes de Covid-19 ya está ocupando el 90% de los recursos en muchos centros que, además, disponen de menos personal que antes del verano. Los centros de salud en España están empezando a colapsar y la ocupación de camas UCI está aumentando de forma alarmante.

Muchos médicos están advirtiendo del colapso de los centros a causa de la segunda oleada y denuncian que es un problema que se veía a venir, a diferencia de la primera oleada, en marzo, que llegó de forma repentina sin tiempo a reaccionar.  

En los centros sanitarios los profesionales están empezando a trabajar más horas: los médicos de familia llegan dos horas antes y se van dos horas después, los enfermeros doblan turno para practicar pruebas PCR, los administrativos atienden diez veces más llamadas. Además, los pacientes no Covid están empezando a ver aplazas sus visitas y tratamientos.

En este caso, los enfermos menos graves son atendidos telefónicamente mientras que los más urgentes y los crónicos están viendo como sus citas se prolongan eternamente. Antes esta situación, los profesionales advierten de que el sistema está al borde de un colapso parecido al que vivimos en los meses de marzo y abril.

El problema está afectando a muchas comunidades por igual, aunque el problema sigue estando focalizado sobre todo en la Comunidad de Madrid. Allí, el 13 de julio se hicieron 636 seguimientos domiciliarios, mientras que el 3 de agosto la cifra se triplicó hasta los 1.738 y, a partir de entonces, se disparó hasta los 7.565 el 18 de agosto. 

A pesar de este incremento, los refuerzos siguen llegando a cuentagotas y la situación en los centros sanitarios sigue siendo muy precaria. Aunque se creía que el seguimiento telefónico resolvería el problema, la cosa ha empeorado aún más y se sigue sin poder atender a la población porque los recursos son insuficientes para absorber la demanda.

Desde los servicios médicos confiesan que el Covid-19 está ahogando el sistema y que cada vez que aparece un positivo hay que llamar a una media de diez contactos para que vayan a hacerse la prueba, y luego hacerles el seguimiento. Los médicos se quejan de que se pasan el día en este proceso, y no pueden atender a los enfermos con otras patologías.

Además del aumento de los sospechosos ya están empezando a aumentar de forma llamativa los confirmados. Una tasa superior al 35%, como ya están registrando en muchos centros, sugiere que el virus vuelve a estar muy activo en España y que los hospitales corren el riesgo de perder el rastro de multitud de infectados por la sobrecarga.

Y lo peor es que la cosa puede empeorar aún más. Una enfermera avisa de lo que puede ocurrir: «Cada año, la temporada de gripe ocupa el 60% de nuestra agencia empezando por la vacunación masiva a mayores de 60. ¿Cómo lo haremos este año?». Después de hacer 75 pruebas PCR en un solo día antes de atender otros pacientes, reconoce estar exhausta.

Por eso se pregunta qué ocurrirá cuando el 100% de los recursos se destinen al Covid-19 y el resto de pacientes se queden desamparados sin sanidad pública. «La semana que viene veremos el efecto del inicio del curso escolar en la atención primaria».


Comentarios

envía el comentario