Sanitario en un laboratorio realizando pruebas

Desvelan las principales secuelas del Covid a largo plazo y cuánto duran

Entre los principales efectos secundarios que permanecen se encuentra el insomnio o la fatiga

Hace prácticamente un año que el Covid se ha instaurado en la realidad española, un hecho que parecía cuanto menos imposible hace apenas un año. Gracias a los esfuerzos de la comunidad internacional que trata de avanzar en el aspecto estructural del patógeno, cada día salen a la luz nuevas noticias que nos permiten, al menos, estar más preparados contra la amenaza a la que nos enfrentamos. Prueba de ello es el estudio publicado por 'The Lancet' donde se estima la temporalidad de las secuelas causadas por el virus.

La investigación llevada a cabo por expertos de la Universidad de Medicina Capital y otras instituciones de China utiliza una muestra de 1.700 enfermos por coronavirus, de los que el 76% afirmaban tener síntomas seis meses después de haber sido curados. Aunque según atisba el documento las secuelas podrían permanecer en el organismo hasta siete meses. 

Desde el organismo se señala la importancia de realizar un seguimiento preciso a aquellos afectados que hayan superado diagnósticos graves del virus, porque servirán para obtener más información sobre su proliferación y ayudarán a otros. Además en esta investigación se ha contado con la base de enfermos más amplia hasta la fecha.

Los principales síntomas que permanecen

Los principales efectos secundarios que permanecen tras seis meses  en los afectados por Covid son la fatiga, el insomnio, la falta de aire, tos, dolor articular o dolor en el pecho. Aunque entre los que figuran en los historiales médicos también se apunta un alto número de depresión, niebla mental o dolor de cabeza. 

En la mayoría de los casos se recupera la actividad habitual, aunque hay pacientes que mantienen esta sintomatología meses después. Aunque este proceso está directamente relacionado con aquellos pacientes que han tenido un cuadro de gravedad. Tanto el cansancio como la falta de sueño se ha determinado en un 63 y 26% de los casos analizados respectivamente. 

Los comportamientos con los que no se suele establecer relación son aquellos que escapan a la causalidad física, es decir, normalmente se tienden a excluir las complicaciones psicológicas que pueda causar el virus. Aunque en el documento se refleja que un 23% de las personas sometidas a estudio habría desarrollado patologías vinculadas a la ansiedad o a la depresión.

La secuela que más relevancia ha obtenido en la esfera pública es aquella que afecta directamente a las afecciones pulmonares. Ya que aquellos que han sufrido Covid u otras infecciones relacionadas, como la pulmonía o la bronquitis, aún manifiestan daños estructurales en los órganos afectados, como muestran sus radiografías.

Los participantes en el estudio

Los enfermos que se sometieron al estudio presentaban una edad media de 57 años y eran parte de los ingresados en el Hospital Jinyintan de Wuhan, el centro habilitado por las autoridades chinas para tratar casos de Covid. Hasta un 70% de los enfermos totales han sido incluidos en este estudio.

Según el medio que publica el documento de investigación, su cuestionario contaba con cuestionarios de preguntas sobre sintomatología, además de los pertinentes análisis de sangre o exámenes físicos.

Relacionado con su capacidad infecciosa, otro informe de la Universidad de Wuhan publicado para el medio de divulgación científica 'Public Library of Science' asegura que, a pesar de que las autoridades chinas confirman el control de transmisión desde abril, el virus se trasmitió por parte de pacientes asintomáticos hasta mayo.

Así lo refleja un balance del 0,46% de un muestreo total de 60.107 personas, que a pesar de no tener ningún síntoma compatible con la enfermedad, sí dieron positivo en el test de anticuerpos IgM. Un gen que determina si el paciente ha superado la enfermedad hace poco o la sigue padeciendo.