Una jeringuilla con una hipotética vacuna contra el Covid-19

El nuevo sector de población de España que empezará a vacunarse en dos semanas

Los mayores de 80 años serán los siguientes en formar parte del plan de vacunación

El plan de vacunación empezó el pasado 27 de diciembre, fue más un acto simbólico que inmediato en la lucha contra la pandemia, pero supuso la primera piedra y el pilar fundamental de la prevención. Personal sanitario o los internos con riesgo de infección dentro de centros de día han sido los primeros incluidos en la lista de vacunación. Los próximos serán los ancianos que no viven en residencias quienes se vacunarán, lo que supone la inclusión del tercer grupo de riesgo.

Así lo han comunicado fuentes cercanas al Ministerio de Sanidad a 'El Español', en una acción que pretende proteger a los más mayores de nuestro país. El tiempo de vacunación estimado por cada comunidad será determinado por la velocidad con las que se dispensen las dosis a los anteriores grupos de riesgo. Por lo tanto, no será un proceso al unísono, sino que cada demarcación territorial propondrá su ritmo.

Para la toma de decisiones, se establecerá un nuevo acuerdo en la Ponencia de Vacunas del Ministerio de Sanidad, que tendrá lugar este miércoles. En ella se perfilarán los últimos detalles de esta medida del plan, que aseguran es el siguiente paso lógico en la lucha contra la pandemia.

Las vacunas que se les administrarán

El colectivo recibirá además de la ya establecida Pfizer un nuevo lote de Moderna, que llegó a nuestro país a la par que 'Filomena', y cuyo envío se tuvo que desviar a Victoria a tenor de los problemas causados por el temporal. A estas horas aún no se ha determinado que comunidades intercalaran la vacunación con la llegada del nuevo estrato poblacional.

En el caso de las residencias, los sanitarios fueron los primeros en someterse a la dosis, para ser luego los más mayores recibieran la inyección. Como se realizará en esta ocasión queda en el aire. El principal problema de la situación actual es el vinculado con la administración dependiente de cada comunidad.

En algunas demarcaciones territoriales se asegura que se empezará con el tercer grupo hasta que todos los profesionales de primera línea hayan recibido la vacuna pertinente. Argumento que tiene su razón fundamentada después de la crisis de personal que sufrieron los centros hospitalarios españoles durante la segunda ola, y que supuso uno de los principales temas de polémica.

A pesar de las quejas que quedaron presentes parece que la situación de crisis vaya a ser solventada de nuevo por los mismos que ya lidiaron con ella previamente. Y es que la incidencia hospitalaria supera los 450 casos por cada 100.000 habitantes en un término general, pero en algunas comunidades, como Extremadura, la proporción es de uno por cada cien.

Otro de los aspectos que tratará la reunión será la relacionada con el lugar de administración de las vacunas. Ya que los profesionales sanitarios o los residentes de centros de día lo realizan en la misma localización en la que trabajan o residen, pero en el caso de la gente que pertenece al tercer grupo deberá presentarse en centros de atención primaria u hospitales.

Las dudas sobre la vacuna

Si bien algunas de las teorías que surgen alrededor a la vacunano afectan directamente al grupo de los ancianos en la vacunación, si es cierto que siguen vigentes muchas teorías sobre las posibles consecuencias del fármaco. Pese a ello, los profesionales de la salud siguen defendiendo los motivos por los que ponerse una vacuna es necesario. Aunque como bien han advertido no servirá de panacea, y es que la mayoría de resultados no podrán ser barajados hasta el verano, donde se espera que al menos un 75% de la población haya sido vacunada.