Un padre pasea con su hijo de la mano y un perro

El secreto silencioso que protege a los niños de sufrir la Covid grave: 'No se sabía'

La respuesta inmunológica innata de los más pequeños se encarga de neutralizar rápidamente el virus, a diferencia de los adultos

Esperanzadores datos los que ha revelado un estudio sobre el impacto de la Covid-19 en niños, dirigido por el Murdoch Children's Research Institute (MCRI) de Australia. Uno de los grandes misterios de la pandemia del coronavirus era descubrir por qué los más pequeños era muy poco probable que desarrollaran un cuadro grave de la enfermedad, de la misma forma que los adultos y, sobre todo, la gente más mayor. 

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La rápida respuesta inmunitaria protege a los niños de la Covid-19 grave

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Ahora, tras casi un año desde que el mundo empezó a enfrentar la pandemia más grande de las últimas décadas, la mencionada investigación arroja algo de luz en este misterio, y es que, según parece, el sistema inmunológico innato de los niños atacan rápidamente el Sars-CoV-2, impidiendo que afecte de forma importante su organismo.

El estudio, publicado en la prestigiosa revista 'Nature Communications', incluye el análisis de las muestras de sangre de un total de 48 niños y 70 adultos, de un total de 28 hogares de la ciudad de Melbourne, que han sido infectados o se han visto expuestos al nuevo coronavirus. En concreto, los investigadores controlaron la respuesta inmunitaria tanto durante la fase más complicada de la enfermedad, como hasta dos meses después. 

Los expertos han conseguido, en resumen, observar las razones que hacen que los más pequeños de la casa desarrollen afectaciones leves de la Covid-19, en comparación con los adultos, además de los mecanismos inmunológicos que lo hacen posible. «Hasta este estudio se desconocía», ha asegurado la doctora Melanie Neeland, que también ha indicado que lo que sí que estaba demostrado era que «los niños tienen menos posibilidades de infectarse con el virus, y hasta un tercio son asintomáticos». 

Un estudio muy importante de cara a hipotéticas futuras pandemias

«Es sorprendentemente diferente a la mayor prevalencia y gravedad observada en niños de la mayoría de otros virus respiratorios», ha insistido Neeland. En este sentido, la investigadora ha destacado que identificar las diferencias en el impacto de la Covid según la edad proporcionará conocimientos y oportunidades muy importantes para la prevención y el tratamiento de esta enfermedad, y también de otras futuras pandemias. 

Un buen ejemplo de estas diferencias en el impacto de la Covid-19 es el caso de Francesca Orsini y Alessandro Bertesaghi, que se apuntaron al estudio junto a sus dos hijas, Beatrice y Camila. Todos ellos acababan de dar positivo en coronavirus, pero mientras que las dos pequeñas, de seis y dos años respectivamente, tan solo sufrieron una leve secreción nasal, los padres presentaron un cuadro mucho más importante: cansancio extremo, dolores de cabeza, dolores musculares, e incluso las famosas pérdidas del apetito y el sentido del gusto. Finalmente, Francesca y Alessandro tardaron unas dos semanas en recuperarse por completo. 

Protección contra la enfermedad hasta siete semanas después

La robustez de la respuesta inmunitaria de los niños, en comparación con la población adulta, es lo que marca la diferencia. «En los niños [la infección] se caracterizó por la activación de los neutrófilos, el glóbulo blanco que ayuda a curar los tejidos dañados y resuelve las infecciones, y una reducción de las células inmunitarias de primera respuesta: monocitos, células dendríticas, células asesinas de la sangre, etc.»

Según los expertos, esto indica que las células inmunes que combaten las infecciones «están migrando a otros sitios de la infección, eliminando rápidamente el virus, antes de que tenga la oportunidad de arraigar realmente». «Demuestra que el sistema inmunológico innato, nuestra primera línea de defensa, es crucial para prevenir la Covid-19 grave en los niños», insisten los expertos, que reconocen que esta respuesta «no se replicó entre los adultos». 

Al mismo tiempo, el estudio también ha revelado que tanto los niños como los adultos que estuvieron expuestos al virus, aunque dieron negativo, tenían las respuestas inmunes alteradas. «Habían aumentado el número de neutrófilos hasta siete semanas después de la exposición al virus, lo que podría haber proporcionado un nivel de protección contra la enfermedad», indican sus autores.

La investigación también identificó el caso de tres niños de Melbourne que estuvieron expuestos de manera prolongada al coronavirus porque sus padres se habían infectado. Sin embargo, su rápida respuesta inmune detuvo en seco la replicación del virus, lo que a la práctica significó que los pequeños nunca llegaron a dar positivo en la prueba de Covid-19