Un sanitario introduciendo una aguja en un bote de la vacuna de AstraZeneca

Sanidad habla claro sobre la vacuna de AstraZeneca: '4 fallecidos en España'

Alrededor de cinco millones de ciudadanos han sido vacunados con la dosis anglo-sueca en nuestro país

El Ministerio de Sanidad ha confirmado el fallecimiento de al menos cuatro personas en España por eventos trombóticos tras recibir la dosis contra el Covid-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Desde que se iniciara la campaña de vacunación a finales de 2020 y comienzos de 2021, Sanidad ha registrado alrededor de cinco millones de dosis de este polémico fármaco y se han confirmado 20 casos de síndrome de trombocitopenia inducida por la vacuna, de los que cuatro han resultado mortales. El departamento que dirige Carolina Darias investiga también un quinto deceso, según ha explicado, pero todavía se está estudiando. Otras 14 personas han sufrido trombos de diferente gravedad, pero han logrado superarlos con éxito.

La media de edad entre los casos detectados es de 43 años, concretamente el número de trombosis notificadas en los españoles de 30 a 39 años es de 14 casos por cada millón, mientras que en la franja que comprende de los 40 a los 49 años es de 12 casos por cada millón.

La vuelta de AstraZeneca

Los primeros casos vinculados a la vacuna de AstraZeneca se comunicaron a mediados de marzo, cuando Carolina Darias anunció que se suspendía temporalmente la campaña de vacunación con la dosis anglo-sueca.

Al poco tiempo, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) recomendó su uso, argumentando que el beneficio seguía superando al riesgo.

Esta semana se ha reiniciado la campaña de vacunación con los casi dos millones de españoles menores de 60 años que todavía tenían pendiente la segunda dosis de la vacuna de la Universidad de Oxford.

Después de debatirlo durante varias semanas, el Consejo Interterritorial de Salud decidió proponer la vacuna de Pfizer como segunda dosis para esta población. Sin embargo, los ciudadanos también tienen la opción de reelegir AstraZeneca para tener completa la pauta para protegerse contra el Covid-19.

Por el momento, la mayoría de estos ciudadanos ha optado por repetir con la vacuna anglo-sueca y no hacer demasiado caso al Ministerio de Sanidad que insiste en que se deberían mezclar las dos vacunas.

De hecho, para apoyar esta teoría de combinar las dosis de Pfizer y AstraZeneca, desde el ministerio que dirige Carolina Darias se ha subrayado que los resultados preliminares del ensayo clínico ‘CombiVacs’, llevado a cabo por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), demuestran la eficacia de una segunda vacuna de Pfizer tras la primera anglo-sueca.

A pesar de ello, este estudio no fue el elemento fundamental en la decisión de la Comisión de Salud Pública, simplemente se considera  «un dato adicional», pues la decisión se tomó «fundamentalmente a la vista de los datos de seguridad».

En este sentido, desde el Ministerio de Sanidad han aclarado que lo único que pretendían con esta investigación era responder a la cuestión de si la administración de una vacuna con tecnología de ARN mensajero, como es el caso de Pfizer, incrementaba la respuesta inmune. «Lo que se había visto en el ensayo clínico de AstraZeneca es que cuando se administra la segunda dosis, el nivel de anticuerpos se multiplica entre 3 y 4 veces, y con ‘CombiVacs’ se ha demostrado que se multiplica por 40, dando seguridad a la decisión», señalan desde el organismo que dirige Darias.

Rechazo masivo a la mezcla

La causa del rechazo generalizado de la población a mezclar ambas vacunas tiene que ver con un «gravísimo problema» de comunicación sobre la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca al dar a entender que era una cuestión de elección o preferencia para los menores de 60 años, según el Ministerio de Sanidad.

Por ello, este departamento ha instado a las comunidades autónomas a dar un mensaje único sobre las vacunas. De lo contrario, advierte, se genera una gran incertidumbre que pone en peligro la campaña de vacunación.