Un joven caminando por la calle con mascarilla

Sanidad se marca una fecha para que dejemos de llevar mascarilla en la calle

Cree que entonces habrá suficiente gente vacunada para poder hacerlo

Hace días que se viene extendiendo la idea de que la pandemia puede estar llegando a su fin en nuestro país. Los datos de contagios, de hospitalizados o de incidencia van claramente a la baja debido, en buena parte, al impulso que ha estado tomando la vacunación en las últimas semanas pero también por la llegada del buen tiempo. Ante este panorama, el Gobierno sigue dando un mensaje de optimismo para los próximos meses de verano donde creen que se ya se debería poder viajar con cierta normalidad. Para ello, sin duda será clave el pasaporte covid aprobado este jueves por los países de la UE.

Mientras, tanto otra de las cuestiones que están sobre la mesa del ejecutivo ahora mismo es la eliminación de la obligatoriedad de llevar mascarilla, al menos en los espacios abiertos. En principio, hay establecido un plan que marcará el futuro en esta materia pero es que además de eso, Sanidad ya tendría en la mente cuál es la fecha más probable para que el uso desaparezca en la calle. Y podría ser en apenas un mes. 

Según recoge 'ElConfidencialDigital', ya se estaría trabajando con un calendario concreto que deberá ser concretado entre el ministerio y las diferentes comunidades autónomas antes de ser llevado a un próximo Consejo Interterritorial de Salud. Para Sanidad, las condiciones óptimas para llevar a cabo esta relajación y que las mascarillas por la calle pasen a ser historia, al menos de manera obligatoria, se deberían dar a finales de junio. 

Pero como decíamos, para que esto se llevó otra vez se debe conseguir que haya un consenso entre los diferentes gobiernos autonómicos, que en este aspecto tienes posturas enfrentadas. Galicia y Cataluña son ahora mismo las comunidades que están más dispuestas a flexibilizar el uso de la mascarilla lo antes posible, mientras que Andalucía, Madrid o País Vasco creen que hay algunas situaciones concretas que todavía no permiten eliminar esta medida de protección. 

El objetivo que se debería alcanzar para decir adiós a la mascarilla

Precisamente, y por sorpresa, hace unos días fue el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencia Sanitarias, Fernando Simón, el que avanzó que esta medida llegaría mucho antes de lo que imaginamos. El pasado lunes aseguraba que era «muy probable» que en «no muchos días» se puedan introducir cambios en la obligatoriedad de uso de la mascarilla. Para que se pudiera llevar a cabo, pero, marcaba un objetivo, y es que todas las comunidades alcancen una incidencia de 150 casos, y por tanto estén en un riesgo medio. 

Realmente, aunque no se diera esta circunstancia, cosa harto difícil viendo la actual evolución de la pandemia en nuestro país, fuentes de Sanidad calculan que habrá un número suficiente de personas vacunadas para poder quitar las mascarillas. Se cree que a finales del próximo mes ja podría estar vacunada el 50% de la población adulta. Hablamos de unos 20 millones de personas. Las cifras actuales hacen pensar de manera optimista, viendo como se siguen batiendo récords diarios de vacunación y como ahora mismo son 7,6 millones los que ya tienen la pauta completa y 16 los que tienen al menos una dosis. 

Lo que sorprende de esta decisión es que está muy alejada de lo que venía defendiendo el propio Gobierno de España hasta hace apenas unas semanas. Ni se planteaban quitar el uso de mascarilla sin que se hubiera alcanzado la tan ansiada inmunidad de rebaño, con un 70% de vacunados. Es más, se llegó a plantear de mantener su uso hasta final de año, aunque luego se matizará que podría depender de si la vacunación iba avanzando a buen ritmo.