El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en rueda de prensa tras la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, en Madrid (España), a 4 de enero de 2021.

El Gobierno aclara si habrá un confinamiento en casa pronto en España

El ministro de Sanidad ha alertado de una «evolución preocupante» de los contagios

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha alertado de una «evolución preocupante» de contagios en España cuando todavía ni siquiera se notan los efectos de las fiestas navideñas y las reuniones familiares en los recuentos. Este mismo lunes, Sanidad reportó 30.579 nuevos contagios, una cifra superior al lunes anterior, cuando también juntaba los datos de cuatro días festivos.

A pesar de todo, la incidencia retrocedió ligeramente, hasta 272 casos por cada 100.000 habitantes en dos semanas, pero este hecho se debe a que durante las fiestas se han hecho menos pruebas, por lo que todas las alarmas ya están en marcha y la mayoría de autonomías ya han tomado restricciones más severas para los próximos días. 

Salvador Illa, en su comparecencia en el Consejo Interterritorial junto a la ministra Carolina Darias, que podría ser su sustituta al frente de Sanidad cuando él encare la campaña de las elecciones catalanas, pidió no bajar la guardia «porque vienen semanas complicadas», y todo ello con los ojos puestos en la cepa británica del Covid-19, más contagiosa y de la que ya se han detectado casos en seis comunidades autónomas. 

De hecho, en Reino Unido llevan siete días consecutivos notificando más de 50.000 casos diarios, una situación similar a la que se encontraba Francia hace varias semanas. Siguiendo el ejemplo del país vecino, el primer ministro británico Boris Johnson decretó un confinamiento domiciliario severo, como el de marzo, durante las próximas seis semanas, hasta el 15 de febrero. Incluso las escuelas permanecerán cerradas esta vez, cuando entre noviembre y diciembre se mantuvieron abiertas a pesar de restricciones muy duras en gran parte del país. 

Illa rechaza el confinamiento domiciliario

La pregunta ahora es si España está abocada a seguir el mismo patrón ante el aumento constante de casos de los últimos días. «La tendencia es preocupante», alerta también María José Sierra, jefa de unidad del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) liderado por Fernando Simón, con Extremadura y Baleares como las regiones más afectadas en cuanto a incidencia, con la primera liderando por primera vez en este dato con más de 600 casos. 

Los datos en los hospitales también van al alza, con las UCI de toda España al 23% de su capacidad —y comunidades, como Cataluña, Baleares y Valencia, por encima del 30%— y casi 13.500 personas ingresadas en total. 

A pesar de los datos, y a falta de ver cómo se reflejan los efectos de las reuniones navideñas, Salvador Illa explicó en su comparecencia que de momento ninguna comunidad ha planteado un confinamiento domiciliario parecido al que vivimos entre marzo y mayo del año pasado, y que «medidas tan drásticas no están en la mente de nadie». 

Aun así, muchas comunidades ya han endurecido sus restricciones, algunas de ellas con limitaciones que cada vez son más duras, como Cataluña, que confinará durante 10 días a todos sus municipios, cerrará los centros comerciales y los gimnasios todos los días y cierra todos los comercios no esenciales los fines de semana, y en plena época de rebajas, lo que muchos ven como el paso previo a un confinamiento domiciliario. 

El ministro ha querido mandar un mensaje a la población para aumentar las medidas sanitarias y reducir al máximo la interacción social, especialmente después de las fiestas, para evitar seguir transmitiendo el coronavirus si nos hemos contagiado durante una de esas comidas o cenas especiales: «Pido a los ciudadanos, que están realizando un cumplimiento muy mayoritario de las restricciones, de que no bajen la guardia durante las próximas semanas porque van a ser complicadas, ya que la pandemia sigue creciendo en España».