Carolina Darias en rueda de prensa el 28 de enero del 2021

Sanidad aclara qué pasará ahora con un millón de españoles que esperan la segunda dosis

Los que se han puesto la primera dosis tienen entre diez días y doce semanas para recibir la de refuerzo

La aparición de varios casos de efectos adversos graves en un lote de AstraZeneca ha desatado el pánico y varios gobiernos han decidido interrumpir la vacunación con estas dosis. Entre ellos España, donde 939.534 personas que se habían puesto la primera dosis no saben si podrán recibir la inmunización completa.

Sanidad esperó hasta el último momento para tomar la drástica decisión. Pero la oleada de países que suspendieron la vacunación con AstraZeneca obligó también al Gobierno de España a reaccionar. La duda es qué pasará con estas personas que recibieron la primera dosis y que no saben si van a poder recibir la segunda a tiempo.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha recordado que existe un margen de entre diez y doce semanas entre la primera y la segunda dosis. Esto es suficiente, a su entender, para esperar a ver cómo se resuelve la situación: «Todavía hay tiempo para reaccionar mientras la Agencia Europea del Medicamento toma una decisión y establece paso a seguir».

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La ministra asegura que lo más importante ahora es mantener la calma y lanzar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía. Además, la Agencia Española del Medicamento recuerda que una sola dosis de la vacuna también protege, y que la segunda es de refuerzo. En todo caso, creen que lo que ha sucedido demuestra el buen funcionamiento de los protocolos.

Sanidad está a la espera de lo que resuelva la Agencia Europea del Medicamento, que tendrá que volver a valorar los casos con efectos adversos graves para decidir qué hacer con las vacunas. Por ahora, la agencia defiende que los casos de trombos en personas que se han puesto esta vacuna son porcentualmente inferiores a los de la población en general.

Un argumento que utiliza también AstraZeneca para atribuir los casos de trombos al aumento de la atención de casos individuales debido a la pandemia. La Organización Mundial de la Salud (OMS), que se reunirá hoy para analizar la crisis abierta por estos casos, sigue recomendando la vacuna a pesar de lo sucedido.

15 casos que preocupan mucho

Hasta ahora se han vacunado 17 millones de europeos y británicos con esta vacuna, y solo han aparecido 15 casos. Una proporción muy baja, ciertamente. Pero la alarma saltó este fin de semana, cuando se notificó la aparición de síntomas muy inusuales en una mujer de 60 años que acabó falleciendo por un coágulo de sangre.

En pocas horas, el pánico se extendió por los países que habían recibido el millón de dosis del lote sospechoso. Primero fueron Dinamarca, Noruega, Irlanda y Países Bajos, y luego se sumaron Alemania, Italia, Francia y Portugal. Finalmente, España también se sumó a la suspensión de la vacunación con dosis de AstraZeneca.

La Agencia Española del Medicamento pidió una reunión de urgencia con la agencia de regulación europea. Después, la ministra de Sanidad compareció en rueda de prensa para anunciar que el Gobierno y las comunidades autónomas habían decidido suspender la vacunación con AstraZeneca «de manera temporal y cautelar».

Se trata de una medida de precaución ante la proliferación de casos que «se salen del patrón hasta ahora conocido». La ministra admite que son muy pocos casos en números absolutos, pero que la rareza de los síntomas es suficiente como para tomar la máxima cautela: «Nos parece prudente parar».

Las personas que se han puesto la primera dosis y están a la espera de la segunda tienen un margen de entre diez días y doce semanas. Sanidad espera que la agencia europea se pronuncie en dos semanas. Un tiempo que entra por lo tanto dentro de los márgenes para administrar la segunda dosis. 

La decisión sobre suspender definitivamente o acotar la vacunación con AstraZeneca depende ahora de la agencia europea, que se reunirá hoy y que tiene prevista otra reunión de urgencia el jueves. Mientras, los vacunados con estas dosis tienen una protección parcial y, en todo caso, deben tomar la máxima precaución para no contagiarse.

Síntomas graves a los que hay que estar alerta

La vacuna de AstraZeneca cuenta con un listado de síntomas que aparecen entre 3 y 14 días después de recibir la inyección. Los más usuales son malestar, cansancio, dolor leve en el brazo, sensación de fiebre y jaqueca. Pero existen otros síntomas graves a los que hay que estar muy alerta y, si aparecen, ir al médico: un dolor de cabeza muy intenso e inusual que no cede con analgésicos, que empeora al tumbarse y que puede ir acompañado de vómitos o alteraciones visuales, además de otros problemas neurológicos y sangrados.

Tanto la Agencia Europea del Medicamento como la Organización Mundial de la Salud confiaban en que las llamadas a la prudencia y los mensajes de tranquilidad serían suficientes. Pero la suspensión en cadena de los países ha obligado a tomar una actitud más determinada. «Vamos a analizar los datos disponibles que tenemos desde la semana pasada para realizar una investigación más a fondo», ha anunciado la OMS.

Estos organismos han avanzado que esta semana tendrán nuevas noticias al respecto, y que en todo caso hay que mantener la calma: «Hay personas que mueren todos los días, por lo que es normal que haya personas inmunizadas y mueran. Los informes disponibles hasta ahora no establecen una relación directa con los trombos».