Salvador Illa anuncia el día que podría levantar el estado de alarma en Madrid

El ministro de Sanidad confía que el sabado de la semana que viene haya disminuido la incidencia acumulada y se puedan levantar las restricciones

Salvador Illa en la Sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados en Madrid, el 14 de octubre del 2020
El ministro confía que el fin de semana que viene las cifras en Madrid habrán mejorado | Europa Press

Salvador Illa ha tenido esta mañana una de las sesiones más difíciles que le ha tocado vivir como ministro de Sanidad. Ha sido en el pleno donde comparecía para explicar las medidas tomadas en la comunidad de Madrid, y ha aprovechado para anunciar la fecha en la que se podrían levantar las restricciones.

Aunque ha asegurado que la situación es «preocupante y muy inestable», el ministro ha anunciado que el Gobierno no tiene previsto prorrogar el estado de alarma en Madrid y confía que el próximo fin de semana se puedan estabilizar los contagios y volver a la normalidad.

La capital y otras ocho ciudades de la comunidad están en confinamiento perimetral desde el pasado 9 de octubre. Tras quince días de estado de alarma más otra previa de restricciones, lo que suman 23 días con medidas restrictivas, el Gobierno espera que el sábado de la semana que viene los contagios acumulados bajen por debajo de los 500. 

En ese escenario se prevé levantar el estado de alarma y acudir a la Ley General de Sanidad como han hecho otras comunidades para rebajar la curva de contagios. Sin embargo, Madrid está aún lejos del baremo exigido para que esto suceda, y tendrá que esperar unos días más.

Llamada a la unidad

El ministro de Sanidad ha justificado que el decreto del estado de alarma se debió a la negativa de las autoridades madrileñas a ordenar el confinamiento perimetral y cumplir con las medidas de choque adoptadas por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Ya entonces el ministro recordó que se trataba de medidas de obligado cumplimiento.

Además, Salvador Illa ha explicado que las medidas se debían al contexto especial del puente del 12 de octubre, con el objetivo de que no se extendiera el nivel de alto contagio de Madrid al resto de España. «Minimizar el riesgo de exportación», han sido sus palabras.

Según ha aclarado a la cámara, los confinamientos selectivos aplicados en un primer momento por el gobierno de la Comunidad de Madrid «eran insuficientes para proteger la salud no solo de los madrileños, sino también del resto de España».

Ahora asegura que las previsiones siguen siendo negativas y ha advertido que «queda un largo tiempo de convivencia con el virus» y «todos estamos obligados a adaptarnos a las nuevas circunstancias y no bajar la guardia». También ha invitado a la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a «trabajar juntos y con la mayor unidad posible».

‘No ganarán y no convencerán’

El ministro de Sanidad ha dicho que «no es tiempo para provocaciones sino de arrimar el hombro» y ha puesto en valor las medidas tomadas en otras comunidades como Navarra y Cataluña. En este caso, y en un agravio comparativo con Madrid, ha dicho que «están actuando con determinación y contundencia, anticipándose para prevenir, por lo que quiero agradecerlo».

Sin embargo, los partidos de la oposición han aprovechado el pleno para mostrar su más enérgico rechazo a la gestión del ministro de Sanidad. Salvador Illa, en su turno de réplica, ha acusado al PP de estar alimentando el discurso de Vox y ha utilizado una cita de Unamuno: «No ganarán y no convencerán, esta vez no». 


Comentarios

envía el comentario