Aula de instituto vacía

Revelan la autopsia de la profesora española fallecida tras la vacuna

Los resultados han determinado si existe conexión entre la defunción y el suero de AstraZeneca

El fallecimiento de Pilar González Bres, la profesora que perdió la vida a causa de una hemorragia cerebral tan solo dos semanas después de que le administraran la primera dosis del suero de AstraZeneca, ha conseguido poner en alerta a todo el país. 

A pesar del poco tiempo que pasó entre la inyección y la defunción todo parecía indicar que la muerte de la maestra no había tenido relación con la vacuna.

No obstante, había que esperar a los resultados de la autopsia para comprobar si había conexión o no. Unos resultados que ya han sido revelados.

Predisposición a sufrir un accidente cerebrovascular

Según diversas fuentes que ha consultado el diario 'Sur', los especialistas que han realizado la necropsia han detectado que la maestra, que ha fallecido con tan solo 43 años, tenía predisposición a sufrir un accidente cerebrovascular.  

Todo parece indicar, según los resultados, que la defunción se habría producido por un aneurisma, es decir, por la rotura de un vaso sanguíneo en el cerebro, y esto habría desencadenado la hemorragia masiva que le causó la muerte. Así, la vacuna de AstraZeneca no estaría relacionada con la causa de la defunción. 

En los estudios preliminares que se le han practicado al cuerpo de Pilar no se han detectado indicios de trombo, algo que también descartaría la conexión entre el suero y el deceso.

Sin embargo, será necesario esperar a los resultados de los diferentes estudios microscópicos que se están haciendo a partir de las muestras tomadas para descartar todas las posibilidades. 

Tras el fallecimiento de Pilar González, su familia solicitó que se le realizará la autopsia al cuerpo para averiguar si la vacuna de AstraZeneca había sido el motivo por el que se produjo la defunción.

Fue el Juzgado de Instrucción número 1 de Marbella, localidad donde residía y trabajaba la mujer, quien ordenó que se llevara a cabo el examen para aclarar la causa del deceso. Además, han abierto unas diligencias previas por la denuncia que presentó el marido de la maestra.

La necropsia se le realizó el pasado jueves, 18 de marzo, en el Hospital Costa del Sol del municipio malagueño y, tal y como han indicado las fuentes cercanas al caso al diario 'Sur', todo parece apuntar a que no hay conexión entre la muerte de la profesora y el suero de AstraZeneca, aunque habrá que esperar a los resultados que faltan para asegurarse.

Pilar acudió tres veces a urgencias

Pilar González Bres falleció el pasado martes, 16 de marzo, en el Hospital Quirón de Marbella, tras haber acudido hasta en tres ocasiones por malestar general tras la administración de la vacuna.

La primera vez que fue de visita a urgencias fue el 4 de marzo, tan solo unas horas después de recibir el suero, pero fue dada de alta porque los médicos pensaron que podía tratarse de una reacción a la inyección. 

A pesar de que, según sus compañeros, seguía presentando cefaleas y fiebre, Pilar González se reincorporó a su puesto de trabajo como profesora de matemáticas en el IES Guadalpín, hasta que el pasado sábado, día 13, tuvo que volver a acudir a urgencias. 

No presentaba signos neurológicos, pero el doctor que le atendió le ordenó que se hiciera un TAC. Una prueba que no reveló nada significativo, por lo que recibió nuevamente el alta. 

Pese a ello, Pilar seguía encontrándose mal y al día siguiente decidió volver al hospital. Le repitieron el TAC y se descubrió que sufría una hemorragia cerebral.

La maestra fue intervenida quirúrgicamente para drenar la sangre de la cabeza el lunes, pero allí descubrieron que tenía un edema y no pudieron hacer nada para revertirlo. Su salud siguió empeorando hasta que finalmente el martes falleció.